CLIC MAS INFO

China: 21 atletas mueren en pleno maratòn por sorpresivo cambio de clima.

Los más de 170 corredores que enrumbaron a una carrera de 100 km a campo traviesa en la provincia de Gansu no imaginaron que los impactaría una ola de granizo, lluvia helada y fuertes vientos.

Veintiún personas murieron después de que el granizo, la lluvia helada y los fuertes vientos sorprendieran a los corredores que participaban en una carrera de montaña a campo traviesa de 100 km en China.

Citando al centro local de socorrismo, la agencia de prensa oficial Xinhua -que precisó que 172 personas participaban en la carrera- y la cadena de televisión CCTV confirmaron la muerte de 21 personas. Los restantes 151 participantes están a salvo.

La tragedia ocurrió cuando los corredores estaban a gran altitud, en el Bosque de Piedra del río Amarillo, cerca de la ciudad de Baiyin, en la provincia de Gansu (noroeste).

El alcalde de Baiyin, Zhang Xuchen, dijo que el sábado a mediodía, una parte accidentada del recorrido, entre los kilómetros 20 y 31, fue «repentinamente golpeada por condiciones meteorológicas catastróficas».

«En poco tiempo, granizos y una lluvia helada cayeron repentinamente sobre esta zona, y hubo fuertes vientos. La temperatura ha bajado drásticamente», dijo Zhang.

Entre las víctimas figuran dos veteranos nacionales del maratón, Liang Jing y Huang Guanjun, según la prensa local.

Liang ganó varios maratones en China durante los últimos años. Huang, que era sordomudo, ganó el maratón masculino para personas con discapacidad auditiva en los Juegos paralímpicos nacionales de 2019 en Tianjin.

Ocho participantes fueron atendidos en el hospital por heridas leves, informó Zhang. Xinhua afirmó anteriormente que algunos corredores sufrían hipotermia.

«Sentimiento de culpa»

Poco después de recibir llamadas de algunos participantes pidiendo ayuda, los organizadores del maratón enviaron un equipo de rescate que logró salvar a 18 corredores, añadió el alcalde

En torno a las 14H00, las condiciones empeoraron y la carrera se canceló, mientras que las autoridades locales enviaron a más socorristas al lugar, precisó.

«Como organizadores del evento, sentimos un inmenso sentimiento de culpa, expresamos nuestras profundas condolencias a las familias de las víctimas y a los corredores heridos», declaró Zhang.

Se trataba de la cuarta edición de esta carrera, organizada por el gobierno de la ciudad de Baiyin y la Asociación China de Atletismo.

«Éste es un incidente de seguridad pública causado por cambios bruscos del tiempo en una región local», declaró. Añadió que las autoridades provinciales investigarían a fondo sobre las causas.

Más de 700 socorristas se movilizaron para buscar a los desaparecidos.

«Frío insoportable»

Imágenes de los medios locales mostraban a los equipos de rescate con linternas frontales escalando el terreno rocoso por la noche. Los corredores del ultramaratón estaban envueltos en mantas de emergencia.

«Todo mi cuerpo estaba empapado, incluidos los zapatos y calcetines. No podía mantenerme erguido por el viento, tenía mucho miedo de que me llevara el viento. El frío era cada vez más insoportable», declaró un superviviente a la prensa local. «Al bajar de la montaña, ya sentía síntomas de hipotermia».

La temperatura siguió cayendo por la noche, lo que dificultó aún más las tareas de rescate y la búsqueda de los desaparecidos, según Xinhua.

Gansu, una de las regiones más pobres de China, limita con Mongolia al norte y con Xinjiang al oeste.

En el pasado esta provincia ha sido azotada por inundaciones y deslaves mortíferos.

Los deslizamientos de tierra habrían causado más de 1.000 muertos en una ciudad en 2010. También es propensa a los terremotos.

El bosque de piedras del río Amarillo es conocido por su paisaje montañoso accidentado marcado por estalagmitas y pilares de piedra, y suele servir de escenario para muchos programas de televisión y películas chinas, según el China Daily.

Los maratones y los deportes extremos se han hecho populares entre la clase media china en los últimos años.

Los maratones chinos, sin embargo, a menudo han estado marcados por escándalos. En 2018, por ejemplo, más de 250 corredores fueron descalificados del medio maratón de Shenzhen por llevar dorsales falsos o tomar atajos.