Huánuco, Pasco, Apurímac e Ica superan su récord de muertes por día y se complican en plena segunda ola

La segunda ola de la pandemia causada por el nuevo coronavirus está golpeando a todo el país, sobre todo a tres regiones que ya superaron su récord de muertes por día desde que la COVID-19 llegó al Perú en marzo del 2020.

La segunda ola de la pandemia causada por el nuevo coronavirus está golpeando a todo el país, sobre todo a tres regiones que ya superaron su récord de muertes por día desde que la COVID-19 llegó al Perú en marzo del 2020.

Se trata de Huánuco, Pasco, Apurímac y, recientemente se ha sumado Ica. Este récord de muertes por día ha sido registrada a través del Sistema Nacional de Defunciones (Sinadef). Como se sabe, este sistema ofrece un panorama del exceso de muerte que ocurre en el país y está basado en los certificados de defunción que ingresan los médicos en un servidor electrónico.

Según el ingeniero electrónico y analista de datos, Rodrigo Parra, estas regiones alcanzaron su pico de muertes en enero, luego de que también se registrara un rápido crecimiento de los indicadores: infecciones, hospitalizaciones y ocupación de camas de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

En números crudos, la situación es la siguiente: Huánuco alcanzó en enero 27 muertes diarias, versus las 23 que llegó en julio. Mientras que Pasco llegó, el mes pasado, a un pico de 9 decesos frente a los 7 que registró en agosto. Además, Apurímac llegó a los 13 fallecimientos por día en enero, con lo que superó los 10 que reportó en setiembre del año pasado. Y finalmente, Ica reportó 47 decesos en enero, mientras que en julio fueron 46.

Huánuco
“Lo que más preocupó y preocupa es Huánuco, por el rápido crecimiento que obtuvo. Su curva superó en más de un 20% el pico de su primera ola. La última semana se ha estabilizado. No está creciendo más. Está creciendo levemente, no con la misma velocidad que desde inicios de enero”, dijo Parra a RPP Noticias.

En Huánuco, la crisis es generalizada: sus 49 camas UCI están copadas y apenas quedan unas 100 para hospitalización. El lunes 1 de febrero, cerca de ochenta pacientes con la COVID-19, internados en el hospital de contingencia Hermilio Valdizán, estaban en riesgo de quedarse sin oxígeno, debido a que la empresa Praxair ya no tenía la capacidad para atender la demanda.

Según lo informado por la corresponsal de Huánuco, Judith Gonzales, los trabajadores del hospital tienen que buscar otros lugares para abastecerse del oxígeno medicinal y mantener con vida a los pacientes, de acuerdo a lo declarado por el químico farmacéutico Deyvi Sanabria, encargado de la jefatura de Farmacia del Valdizán.

En la última semana de enero, quinientos efectivos policiales de los 2300 que hay en Huánuco, tuvieron que ser aislados debido a que algunos de ellos fueron diagnosticados como positivos al nuevo coronavirus, según dijo el jefe de la V Macro Región Policial Huánuco Pasco, Carlos Tineo Crispin.

Ica
Los focos, sin embargo, apuntan a Ica que está teniendo un ascenso prácticamente «en pared», es decir, muy empinado. Según los datos de Rodrigo Parra, hasta el 1 de febrero, Ica llegó a las 47 muertes por día, una más que las 46 que reportó en julio del año pasado.

“Ica está alcanzando una pendiente de crecimiento y es, entre todas las regiones, la que puede estar en situación más grave”, enfatizó.

Según datos de la Dirección Regional de Salud de Ica, al 2 de febrero, no queda libre ninguna de las 59 camas UCI que estaban a disposición en los hospitales Regional, Augusto Hernández Mendoza, San José (Chincha), Féliz Torrealva (Chincha), Ricardo Cruzado Rivarola (Nazca), San Juan de Dios y Santa María del Socorro.

«Lo que nos preocupa bastante es la provincia de Ica, porque están perdiendo la vida nuestros hermanos iqueños. Seguimos llamando a la reflexión a la población. Pero lamentablemente tú sales a la calle y ves una gran cantidad de carros. Parecería que fuera un día común y corriente. Igual con las colas. La población no entiende. Como sector salud garantizamos el 20% de respuesta para luchar contra este COVID-19, pero el 80% siempre hemos dicho que es la prevención. Que cada uno se cuide», dijo el director regional de Salud de Ica, Marco Cabrera.

 

Apurímac

En el caso de Apurímac, Parra detalló que el pico de fallecidos se reportó el 23 de enero y desde entonces, la curva ha ido descendiendo. Aunque no se puede hablar de un descenso alentador porque las cifras que emiten las autoridades sanitarias presentan irregularidades.

“En Apurímac, en una semana (los números) pueden descender con la misma pendiente, pero, por ahora, se mantiene a la baja. Los registros aquí son muy irregulares, esperemos que se mantenga a la baja”, comentó.

Apurímac, región ubicada en la sierra sur del país, cuenta con más de 400 mil habitantes y reporta 18 594 casos confirmados. Apenas quedan tres camas UCI de las 29 a disposición en la región y registra 333 fallecidos según el último reporte de la Dirección Regional de Salud.

Pasco

Pasco alcanzó el récord de la segunda ola el 21 de enero. Y todavía sigue con valores similares o iguales a la primera ola, pero con tendencia a descender en las semanas siguientes, según Parra.

La jefa de Registro Civil de la Municipalidad Provincial de Pasco, Yolanda Resinas Chombo, comentó que el problema sanitario se acrecentó debido a las bajas temperaturas que, en enero, incluso marcaron bajo cero.

“La mayoría tuvo complicaciones como bronconeumonía, por las heladas que se están presentando. Ya tenemos 35 fallecidos (en el mes), incluido un menor de edad. Casi llegamos a agosto del año pasado que tuvimos 39 víctimas”, dijo.

En esta región del centro del país hay 18 camas UCI y solo quedan seis disponibles. La provincia de Pasco, la más poblada, tiene 10 970 casos confirmados. Le siguen Daniel Alcides Carrión (con su capital Yamahuanca), con 1723 casos; y Oxapampa, con 4403.

Tacna y Junín: en la mira

Pero la preocupación va más allá. Hay otras tres regiones que están en riesgo de superar sus números de colapso reportados en la primera ola: Junín y Tacna.

En Tacna, ya no quedan camas UCI, según el jefe del Comando COVID-19 de la región, Oscar Galdós. “Tacna reporta, al 1 de febrero, 26 mil 160 casos positivos, lo cual nos refleja que tenemos hospitalizadas a 213 personas: 104 en el hospital Hipólito Unanue y 109 en EsSalud. Hay 34 camas UCI ocupadas, 20 camas en EsSalud y 14 en el Hipólito Unanue”, detalló.

En el caso de Junín, según el director de Epidemiología de Dirección Regional de Salud, Luis Zúñiga Villacresis, la letalidad ha aumentado de 2.7 % a 2.9%.

“Son los mayores de 60 años, quienes en su mayoría son los fallecidos, esto debido a que la gente joven lleva el virus a su casa. En los últimos días las cifras de contagios en pacientes jóvenes se han duplicado de 600 a 1200, y sigue en aumento”, indicó.