(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

¡Milagro de vida! Bebé prematuro extremo superó covid-19 y se reencuentra con su madre

Jorgito es un encantador bebé que nació el pasado 15 de junio, con tan solo 580 gramos, el peso más bajo de un recién nacido registrado hasta la fecha en el Hospital Edgardo Rebagliati del Seguro Social de Salud (Essalud). Sin embargo, gracias a los cuidados recibidos en el área de UCI Neonatal, logró superar al coronavirus, al igual que su madre en el área aislada de la Emergencia Ginecología de este establecimiento de salud.

Lissy de 27 años, contó, que, cuando recibió la grata noticia de que estaba sana y que por fin conocería a su primogénito, la invadieron sentimientos de un profundo amor, esperanza, agradecimiento con el personal médico y asistencial pero sobre todo una fe inquebrantable en Dios, porque cada día, vence junto a su hijo una nueva batalla, que la impulsa a seguir luchando hasta que el bebé reciba el alta definida y vaya a casa donde lo esperan con los brazos abiertos.

A consecuencia de una preeclampsia severa y síndrome de Hellp, su embarazo, tuvo que ser interrumpido, y tras un parto complicado y de emergencia por cesárea, nació el pequeño Jorge. A pesar de la situación adversa que vivían ambos, Lissy nunca perdió fe y hoy se afianza más al comprobar que su primer hijo, ya no tiene covid-19, pesa 930 gramos y el equipo multidisciplinario de EsSalud espera que siga progresando, dada su condición de prematuro extremo. El pequeño necesita de apoyo respiratorio aún.

“Llegamos al hospital Rebagliati, trasferidos desde Cañete y como siempre lo digo, Dios nos mandó a un lugar donde recibimos ayuda, apoyo de ángeles humanos que han logrado que mi bebé esté con vida» cuenta Lissy.

Agrega que los pronósticos no eran alentadores, «pero hoy por hoy llegamos al mes y estamos acá dando duro a la batalla junto con los doctores del Servicio de UCI – Neonatal donde están los bebés prematuros. Para mi bebé son su segunda familia, porque él para ellos es un hijo más. Me da mucha seguridad que lo cuiden. Me voy tranquila y feliz de verlo luego de 30 días y de saber que está en buenas manos”, refirió.

Por su parte, la doctora Marilú Pachas del Servicio de UCI-Neonatal, explicó, que el neonato es un prematuro extremo que nació a las 23 semanas [antes de los seis meses de gestación]. “Es el bebé más pequeñito nacido de una mamá con diagnóstico positivo al covid-19 y el más pequeñito que haya recibido nuestra Unidad”, precisó.

El Peruano

A %d blogueros les gusta esto: