Sunedu deniega el licenciamiento a la Universidad Garcilaso de la Vega

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

En enero de este año, La República advirtió que la Universidad Inca Garcilaso de la Vega (UIGV) se encontraba en riesgo de no obtener su licenciamiento institucional. Entonces, esta casa de estudios, con un rector denunciado por ganar más de dos millones de soles, empezó a ejecutar diversas acciones, como despidos masivos, que al final no fueron suficientes. Hoy, a través de una resolución publicada en El Peruano, la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (Sunedu) le denegó su autorización por no cumplir con ninguna de las condiciones básicas de calidad.

Esta decisión sienta otro precedente porque la UIGV se convierte en la segunda universidad de las 19 con licenciamiento denegado, incluida la Telesup, con el número más grande de estudiantes (16 mil 650), que deberá cerrar de manera progresiva en los próximos 2 años.

Problemas detectados
Según la Sunedu, entre las principales deficiencias detectadas en esta universidad privada sin fines de lucro está el desorden en la gestión institucional; así como la inconsistencia de la información de su mantenimiento y equipamiento, tanto en el presupuesto como en el plan y en la evidencia de lo ejecutado. También señala que la UIGV no presentó planes de estudio para sus programas declarados; algunos de sus locales conducentes a grado académico no cumplen con la norma vigente, lo cual incide indirectamente en la seguridad de los estudiantes; y no ha demostrado la implementación y gestión de actividades de investigación planificadas. Sobre esto, por ejemplo, precisa que para el 2019-I no hay docentes vinculados a la investigación que estén ejecutando proyectos.

En relación con la plana docente, la Superintendencia refiere que si bien cumple con los grados académicos mínimos requeridos, «durante el proceso no pudo demostrar el vínculo laboral del 40% de sus docentes». Tampoco ha podido asegurar su disponibilidad y solo ha evidenciado que el 11,2% del total de profesores tiene un régimen de dedicación a tiempo completo.

Con esta medida, la UIGV, con más de 50 años, 97 carreras de pregrado, una sede en Lima (con 9 locales) y una filial en Chincha (Ica), deberá cerrar en un plazo no mayor a dos años contados a partir del próximo semestre académico. Por lo pronto, deberá suspender su proceso de admisión bajo cualquier modalidad, pero no interrumpir el ciclo en curso.

Esto se da una semana después de que este diario revelara la exigencia de la Sunedu de suspender a su rector Luis Cervantes Liñán, quien permanecía 15 años en el cargo, como medida provisional de un proceso sancionador por el presunto uso de activos y excedentes sin fines educativos.

Resultados negativos
En el informe técnico de licenciamiento N° 041-2018-Sunedu/02-12, de diciembre pasado, ya se había advertido observaciones en el rol del rector, los planes de estudio, la infraestructura, la sostenibilidad financiera, entre otras.

Tras ello, se le requirió un Plan de Adecuación; y en julio pasado, se ejecutaron diligencias para verificar el cumplimiento de las condiciones básicas. La Sunedu considera que “las actividades y resultados proyectados en él no son pertinentes ni suficientes para levantar las observaciones”. Dice, además, que ha constatado que la UIGV carece de sostenibilidad financiera para garantizar la implementación y mantenimiento de las exigencias. Por ello, concluye en que “la universidad se encuentra en un escenario de resultados negativos continuos y deterioro sostenido de sus activos”.

Así, añade que la UIGV presenta riesgos en la gestión financiera, lo cual no le permite garantizar recursos necesarios para mejorar y mantener las exigencias mínimas de calidad en un corto y mediano plazo.

Despidos y suspensiones
Durante el proceso de licenciamiento, la UIGV despidió a más de 300 trabajadores por «sostenibilidad financiera», suspendió algunos procesos de admisión y dispuso cambios en los locales. En una entrevista de junio pasado, el entonces rector Cervantes Liñán decía que «acatarán» la decisión de la Sunedu. «Si fuera desfavorable, deberemos ver las causas (del cierre)», aseveró.

Sunedu pidió suspensión de Cervantes Liñán
La Sunedu pidió la suspensión de Luis Cervantes Liñán al detectar el presunto uso de activos y excedentes de la UIGV en el aumento de sueldos a altos funcionarios y pago de viajes a favor del rector y familia. Esto pese a que las universidades sin fines de lucro están obligadas a usarlo en mejora de la calidad educativa.

El viernes pasado, la universidad designó a su vicerrector Ramiro Gómez como rector encargado. Sin embargo, hasta ayer, no había sido registrado ante la Sunedu, pese al plazo dado.

A esto se suma una sanción en agosto pasado por haber emitido títulos profesionales a bachilleres egresados de otras universidades, lo cual contraviene lo establecido en la Ley Universitaria. Por esta infracción, la universidad ha sido multada con 300 UIT, equivalentes a S/1’260.000.

. CLIC PARA ESCUCHAR
Share.

About Author

Comments Closed

Comments are closed.

.