(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Tres razones que convierten a la Amazonía en imprescindible para el mundo

Las críticas y polémicas se encendieron esta semana en torno a un tema poco habitual: la contaminación ambiental. Cientos de hectáreas en la Amazonía se vienen quemando a causa de los graves incendios forestales, y miles de personas, organizaciones conservacionistas, influencers y líderes políticos han mostrado consternación y repudio a través de distintos medios internacionales.

«Nuestra casa se está quemando. Literalmente. La Amazonía -los pulmones que producen 20% del oxígeno de nuestro planeta- está prendida fuego. Es una crisis internacional», tuiteó el presidente de Francia, Emmanuel Macron.

Sin lugar a dudas, el daño ambiental en esta región viene causando impactos negativos en el mundo. «Hace 20 años la selva amazónica era consideraba un sumidero de carbono, reteniendo media tonelada de carbono por hectárea cada año. Hoy, según los científicos, la absorción es cercana a cero», alertó el Ministerio de Ciencia, Tecnología, Innovaciones y Comunicaciones (MCTIC) de Brasil en abril.

Aquí tres beneficios que convierten a la Amazonía en una región imprescindible para el planeta.

Tres razones que convierten a la Amazonía en imprescindible para el mundo

Regula el clima
La selva, que se ubica en países como Brasil, Bolivia, Colombia, Ecuador, Guyana, Perú, Surinam y Venezuela, además de extenderse por 6,7 millones de kilómetros cuadrados, se encarga de controlar «el ciclo hidrológico, la lluvia sobre la propia Amazonía y el sur de Brasil, y almacena una gran cantidad de carbono», explica el (MCTIC).

También, entre sus aportes principales, la Amazonía provee humedad atmosférica y precipitaciones; enfria la tierra y evita su erosión, y además purifica el agua y recarga las aguas subterráneas.

Asimismo, la humedad de la Amazonía propicia la la lluvia invernal en partes de la cuenca del Plata, especialmente en el sur de Paraguay, sur de Brasil, Uruguay y el centro este de Argentina. Además, el 70% de recursos hídricos del Río de la Plata depende de la selva amazónica, según la Universidad de Tecnología Delft, en Holanda.

No es casualidad que esta región se constituye como la cuenca fluvial más grande del mundo y contiene entre el 15 y 20% del agua dulce del mundo.

Biodiversidad
Evidentemente, la biodiversidad es tan impresionante en este ecosistema que allí se descubre una nueva especie cada tres días, en promedio, según una investigación del Fondo Mundial para la Naturaleza.

En total, alberga unas 6.000 especies animales y 40.000 de plantas.

Población con culturas legendarias y valiosas
La riqueza de la Amazonía también radica en su gente. En esta región, habitan 33 millones de personas pertenecientes a 380 comunidades indígenas con 86 lenguajes y 650 dialectos. Así lo informó el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

Lo destacable es que los indígenas tienen estilos y medios de vida «intrínsecamente relacionados con la preservación de los bosques y la conservación de su biodiversidad», debido a que la majestuosa Amazonía les brinda el agua y los alimentos que necesitan para vivir.

A %d blogueros les gusta esto: