Desentierran a un hombre que llevaba 9 días en la tumba tras oírlo gritar

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

«Un milagro de Semana Santa», así calificaron los usuarios de Facebook al desentierro de un hombre de 50 años que había sido declarado muerto nueve días atrás, en Colombia.

Según el diario El Tiempo, el fallecimiento de Fidel Pantoja fue oficializado el 7 de abril a las 3 de la tarde por médicos del hospital de Ipiales. Nadie imaginó que a los pocos días se escucharían sus gritos en el cementerio donde fue enterrado.

Su hijo Iván, de 26 años, contó que Pantoja fue trasladado allí desde su pueblo Llorente por su delicado estado de salud. No obstante, perdió gran cantidad de sangre y, los médicos, anunciaron que había muerto.

«Él tuvo dificultades pulmonares y, de un momento a otro, se murió. Todo fue un boroló (problema), pasó el velorio, toda la gente estaba triste», cuenta Camilo Perdomo, un vecino de la finca de Fidel.

Añadió que el deceso del colombiano afectó a su viuda, Gladys Marín, quien entró en una crisis nerviosa días después del entierro, por lo que fue internada en un centro de salud.

Ella y sus diez hijos querían volver a ver vivo a su pariente. Incluso, aseguró Perdomo, uno de ellos soñaba que su padre estaba vivo.

«Yo voy a esperar a que llegue, porque él ya va a llegar», decía Marín luego del entierro de su difunto esposo, según el vecino.

Pese a que los demás integrantes de la familia intentaban consolarla, la mujer no hacía caso y prefería esperar sentada en su cama.

Nueve días después de que las autoridades aseguraron que Pantoja había fallecido, un grupo de personas que visitaba el cementerio donde estaba enterrado escucharon gritos que provenían de su tumba.

La Policía de Tumaco contó que los visitantes decidieron romper la bóveda para ver qué estaba ocurriendo. Observaron que la tapa del ataúd estaba destruida y lo trasladaron al centro de salud de Llorente.

El cuerpo fue examinado por los médicos, quienes reafirmaron que el hombre estaba muerto.

La insistencia de las personas que escucharon sus gritos hizo que trasladaran a Fidel a otro hospital en San Andrés, donde concluyeron lo mismo que en el anterior centro de salud.

Pese a ello, los médicos quedaron sorprendidos porque el cuerpo del sujeto no estaba en estado de descomposición.

Este detalle hizo que aceptaran realizarle una necropsia para asegurar de que no está sufriendo una catalepsia, trastorno nervioso que paraliza el cuerpo.

«Nosotros no sabíamos nada de que mi papá había resucitado, a nosotros nos llaman como a las 7 de la noche. A él no lo pudimos ni ver, tampoco sabíamos dónde lo habían llevado. Hoy nos informaron que mi papá estaba muerto, que ya no había nada que hacer», cuenta Iván.

Su familia no entiende de dónde provinieron los gritos. Permanecerán de luto y esperarán a que los médicos vuelvan a pronunciarse sobre el tema.

. CLIC PARA ESCUCHAR
Share.

About Author

Comments Closed

Comments are closed.

.