(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Movimiento juvenil protesta contra minera Yanacocha en apoyo a Máxima Acuña

Actitud mafiosa y persistente de la empresa, caldea el ánimo de los jóvenes, que en número de 150, en su mayoría del movimiento Las Zonas, que fueron pieza clave en la derogación de la ‘Ley Juvenil’, se juntaron en el frontis de la empresa minera Yanacocha en Miraflores en apoyo a la campesina cajamarquina Máxima Acuña.

Actitud mafiosa y persistente de la empresa, caldea el ánimo de los jóvenes, que en número de 150, en su mayoría del movimiento Las Zonas, que fueron pieza clave en la derogación de la ‘Ley Juvenil’, se juntaron en el frontis de la empresa minera Yanacocha en Miraflores en apoyo a la campesina cajamarquina Máxima Acuña.

Los protestantes mostraron su repudio con el accionar de los empresarios en el caso de Máxima Acuña, quién viene siendo hostigada y golpeada por policías contratados aparentemente por la minera. El único sustento de la compañía es que ella quiere construir en un territorio que no le corresponde. Pero la Corte Superior hace poco le dio la razón a Máxima al evitar su desalojo.

«Máxima, escucha, las zonas en la lucha», gritaban los jóvenes de la Zona 5 (San Isidro – Miraflores – Chorrillos – Barranco), demostrando que no solo participan en luchas grandes sino también en temas particulares que ellos consideran vulneran los derechos humanos. «Corrupción, daños medioambientales, todo va de la mano», declaró Miguel Castro, miembro de Zona 5, quién además confirmó que siempre harán incidencia en casos como estos.

Con acciones simbólicas y cánticos los jóvenes lograron llamar la atención de los curiosos y de la gente que transitaba cerca a Av. La Paz en Miraflores. Tres patrullas de Serenazgo cuidaban los alrededores. En el transcurso de la protesta se sumó la Zona 11 (El Agustino – San Juan de Lurigancho) y la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos.

En medio de la vigilia uno de los jóvenes informó que Máxima desde Cajamarca estaba al tanto de la protesta en Lima, y no se sintió sola. «Yanacocha abusiva, vergüenza nacional», exclamaron cada vez más fuerte los manifestantes.

Con cartas hechas durante la protesta y la promesa de hacerlas llegar a Máxima Acuña, los jóvenes marcharon con la consigna de volver las veces que sean necesarias. Ellos ya demostraron que no se cansan.

A %d blogueros les gusta esto: