(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Deudos de La Cantuta esperan que prevalezca la justicia y no se indulte a Fujimori

Los deudos de los fallecidos en la matanza de La Cantuta esperan que prevalezca la justicia y no se otorgue indulto al exmandatario Alberto Fujimori.

La CantutaLos deudos de los fallecidos en la matanza de La Cantuta esperan que prevalezca la justicia y no se otorgue indulto al exmandatario Alberto Fujimori. Gisela Ortiz, hermana de una de las víctimas, al opinar que el sentenciado apela a “la estrategia de la lástima” para obtener dicho beneficio.

En su opinión, el exgobernante, condenado por crímenes de lesa humanidad, busca mostrarse ante el país como “una víctima”, al enviar desde prisión misivas en las que se queja de sufrir de un cuadro depresivo y expresa su rechazo a ser sometido a una nueva pericia psiquiátrica.

“Es una estrategia política para victimizarse y lograr que el indulto sume voces a favor y obtenga una mayor aceptación popular. No deben haber presiones sobre el pedido de indulto. La justicia ya se pronunció con una sentencia y confiamos en que esta será ratificada”, manifestó.

Afirmó que concederle la gracia presidencial al sentenciado exgobernante iría en contra del derecho a la justicia de las 10 víctimas de esa masacre perpetrada en 1992, durante el primer gobierno de Alberto Fujimori (1990-1995).

Ortiz, hermana de uno de los estudiantes asesinados en la Universidad Nacional de Educación Enrique Guzmán y Valle (La Cantuta), sostuvo que los cuadros depresivos no son causales para obtener un indulto humanitario, pues “todo preso se deprime en la cárcel”.
Con esa lógica, agregó, también podrían pedir la gracia presidencial todos los reclusos del país, debido a que una persona privada de su libertad tiende a presentar cuadros depresivos, no sólo porque habita una celda, sino por dejar de ver a su familia y otros aspectos propios del encierro.

En diálogo con la Agencia Andina, refirió también que resulta “paradójico y hasta insultante” que Fujimori pretenda beneficiarse con un indulto de índole humanitaria, cuando durante su primer gobierno se atentó contra los derechos humanos y se perpetró la matanza de La Cantuta.

“Fujimori ahora apela a la humanidad que él nunca tuvo, incluso trata de mostrarse deprimido, muy enfermo, con sus derechos recortados y sin acceso a visitas, pero todo eso es un absurdo y forma parte de una red de solidaridad social que él está tejiendo”, alegó.

El expresidente Fujimori envió una nueva carta desde el penal de Barbadillo en la Diroes, en la que asegura que representantes de la junta médica y un galeno “de apellido Cheng” lo visitarán para proponerle una nueva evaluación psiquiátrica.

“No hay razón alguna para algo así. Todos coincidieron en el diagnóstico: depresión crónica recurrente. Tres de ellos consideraron el nivel severo, dos de nivel moderado. ¿Quiere decir que la evaluación psiquiátrica (…) es insuficiente e inconsistente?”, reza la misiva.

Por su parte, la exesposa del exmandatario, Susana Higuchi, quien en el pasado denunció haber sido objeto de torturas por parte de Fujimori, comentó que “por sus hijos” apoya la solicitud de indulto humanitario.

La también excongresista y ex primera dama confesó que sintió pena cuando vio las últimas fotografías en las que se observa a Fujimori delgado y demacrado, y le reconoció muchas virtudes, como ser dedicado a lo doméstico y a su trabajo.

En 1994, Higuchi se divorció de Fujimori al acusarlo de torturas, que habrían ocasionado un daño a su salud mental.

ANDINA

A %d blogueros les gusta esto: