Zonas de cultivo de Uvas vineras se perderían en 2050

En 2050 la zona apta para la viticultura habrá disminuido entre el 25 % y el 73 % en las regiones de clima mediterráneo. Al mismo tiempo

UvasLa mayor parte de las actuales zonas aptas para cultivo de uva vinera se perderían en 2050, según lo indica el primer estudio global de los impactos del cambio climático sobre producción de vino, realizado por el Laboratorio Internacional en Cambio Global (LINCGlobal).

Según el estudio, el cambio climático podría afectar de forma dramática a los productores de vino más importantes del mundo, con consecuencias de largo alcance para la conservación de la naturaleza. Por ello, indican que los nuevos cultivos de uva vinera se realizarán en hábitats importantes para la conservación de fauna silvestre.

“El aumento de las temperaturas y la disminución de las precipitaciones están afectando el delicado equilibrio entre temperatura y humedad, elementos principales para el cultivo de uvas de vino de alta calidad. Como consecuencia, se prevé una contracción del área apta para la producción de vino en algunas zonas y su ampliación en otras”, se aprecia en el informe.

Lee Hannah, autor principal del artículo y especialista mundial en cambio global de Conservation International, indica que el cambio climático va a mover las regiones con potencial para producir vinos en distintos lugares. Estos cambios globales presionarán sobre la fauna silvestre en algunos lugares.

“En 2050 la zona apta para la viticultura habrá disminuido entre el 25 % y el 73 % en las regiones de clima mediterráneo. Al mismo tiempo, nuevas áreas donde tradicionalmente no existía aptitud para la viticultura por estar a altas latitudes, como es el caso de algunas zonas del oeste de Norteamérica y norte de Europa, serán cada vez más adecuadas y buscadas por los productores de vino”, aseveró.

Además, mencionó que el establecimiento de viñedos en las elevaciones más altas puede conducir a la eliminación y la degradación de la vegetación natural, que tienen efectos a largo plazo sobre la calidad del hábitat para las especies nativas.

Asimismo dijo que la sensibilización de los consumidores, la industria viticultora y las acciones de conservación son necesarias para ayudar a mantener el vino de alta calidad y reducir las influencias externas negativas sobre los ecosistemas y los servicios que estos proveen para la humanidad. “Esto es sólo la punta del iceberg y el mismo consejo se debería tener en cuenta para muchos otros cultivos globales”, refirió.

Datos

  •  El oeste de Norteamérica, sobre todo en las Montañas Rocosas (cerca de la frontera entre Canadá y Estados Unidos) y que es hogar de los osos pardos, el lobo gris y el antílope, fue identificado en el estudio como una de las áreas donde la aptitud vitivinícola podría aumentar y donde el impacto sobre la vida silvestre sería severo.
  •  El estudio fue publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Science (PNAS) de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos.
  • El LINCGlobal fue fundado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas español (CSIC) y la Pontificia Universidad Católica de Chile (PUC).
  •  En el Perú las principales variedades de uvas vineras son: Tintas (Cabernet, Sauvignon, Malbec, Tannat, Sirah, Merlot, Tempranillo, Petit Verdot, Borgoña Negra). Blancas (Sauvignon Blanc, Semillon, Chenin, Riesling, Palomino, Viognier, Uniblac y Borgoña Blanca).

Agraria.pe