CLIC MAS INFO

Fieles de Santa Rosa preocupados por los valores perdidos de la sociedad.

El 30 de agosto del 2012 se celebra un año más la fiesta de Santa Rosa de Lima, uno de los eventos de mayor raigambre en la capital en esta fecha. Una de las costumbres más respetadas y reconocidas en el mundo es hacerle peticiones depositando cartas en ‘El pozo de los deseos’.

Una limeña, con el semblante adusto pero con los ojos brillosos, confesó que recordó aIsabel Flores de Oliva, verdadero nombre de esta santa, para que “no volvamos a tener necesidades” como en el “colonialismo”, uno de los más tristes períodos de la historia de la Ciudad de los Reyes, donde predominó la esclavitud y las hondísimas diferencias de las clases sociales existentes en ese entonces.

Una alumna de un colegio de la capital le solicitó a Santa Rosa, en una muestra de desprendimiento, que cuide de sus familiares, profesores y amigos. Otra compañera escribió la palabra felicidad en la hoja de su cuaderno de Matemáticas que finalmente se convertiría en una de las miles de cartas que descendieron este miércoles al pozo de los deseos.

Un anciano, que sobrevive con lo que puede gracias a la pensión que recibe producto de sus largos y duros años de trabajo, acude cada año con sus familia a la iglesia que lleva el nombre de la santa peruana. “Vengo con mis nietos y mis hijos, pero he preferido venir hoy porque mañana hay mucha multitud y no me dejan caminar”, dijo.

Una maestra de escuela, rodeada por sus pupilos llegados de algún colegio estatal de la ciudad, no dejó de requerir a la ‘Rosa de Lima milagrosa’ que sus alumnos “recuperen los valores perdidos” de una sociedad cada vez más indiferente con quienes más lo necesitan: “Cada uno de los niños está recordando en su alma y corazón que hubo una mujer que dio mucho en su vida para bien de la humanidad”, expresó mientras su alumnos la codeaban para salir en la cámara de La Republica.pe.

EL DATO
La Municipalidad de Lima espera que asistan al Santuario de Santa Rosa de Lima más de 10 mil personas.

La República