CLIC MAS INFO

CRISIS DE GOBERNABILIDAD EN LA REGION LIMA‏

LITA ROMAN PUEDE TOMAR EL TORO POR LAS ASTAS

El peligro que amenaza hoy la gobernabilidad de la región Lima no proviene de sus opositores externos, sino de su propio entorno. Sabemos que muy sutilmente desde el propio Movimiento de Patria Joven ya existen corrientes a favor de la revocatoria del actual presidente regional. Ya suenan viajes silenciosos y tambores de sirena para tumbar a Javier Alvarado, para que rápidamente Lita Román Bustinza pueda tomar el toro por las astas en un tiempo no muy lejano.

Escribe  Néstor Roque Solís .- Da vergüenza la administración de las autoridades y funcionarios del actual Gobierno Regional de Lima. Su incapacidad esta poniendo en peligro la estabilidad política e institucional de la administración regional. Javier Alvarado cree que seguridad ciudadana es solo juramentar el cargo ante el Ministro del Interior y comprar equipos y perseguir a los pandilleros.

Seguridad ciudadana es defender el territorio, la ley y la cultura de los pueblos. Seguridad ciudadana es defender la vida, los bienes y el bienestar de la gente en su educación, salud y trabajo. Seguridad ciudadana es desarrollo de capacidades y desarrollo humano para atender los problemas de la gente. Seguridad ciudadana es no jugar con las aspiraciones de los ciudadanos de la región.

No liderar y tener firmeza política y jurídica sobre la sede regional va ha sepultado el futuro político del actual Presidente Regional. Se lo advertimos en una y mil palabras en la campaña electoral. Ahora no lo quieren en el sur chico (Cañete) y tampoco en el norte chico (Huacho). La posición ambivalente, soso y de cálculo político sirve para la coyuntura y para los medios, pero no para la sostenibilidad y desarrollo con visión de futuro de la región.

Lo que se siembra se cosecha, y lo que esta cosechando por ahora Javier Alvarado es la desaprobación de la ciudadanía de la región. Nosotros no podemos hacer leña del árbol caído, en nuestros últimos artículos hemos hecho notar las debilidades de la gestión y hemos hecho propuestas, que hoy lo ratificamos si todavía se quiere corregir rumbos: se tiene que cortar cabezas y hacer una reingeniería administrativa en la región. Es la tarea inmediata hermano Javier…

Uno de los fundamentos para la estabilidad del gobierno regional, es que sus direcciones funcionen con sus instrumentos de gestión, pero cuando sus funcionarios y sus asesores no responden a estas expectativas, toda la gobernabilidad se debilita y se destruye, y esto hace que la ciudadanía  rechace a sus funcionarios y gobernantes como lo demuestran ya el repudio a la gestión de Javier Alvarado Presidente de la región Lima.

El peligro que amenaza hoy la gobernabilidad de la región Lima no proviene de sus opositores externos, sino de su propio entorno. Sabemos que muy sutilmente desde el propio Movimiento de Patria Joven ya existen corrientes a favor de la revocatoria del actual presidente regional. Ya suenan viajes silenciosos y tambores de sirena para tumbar a Javier Alvarado, para que rápidamente  Lita Román Bustinza pueda tomar el toro por las astas en un tiempo no muy lejano.

Por supuesto que Javier Alvarado no se quedará con los brazos cruzados, lo primero que hará por estos días es expectorar a todos los funcionarios y directores huachanos, y cerrar filas solo con gente de su plena confianza proveniente de Lima y Cañete.

Nosotros desde esta tribuna siempre hemos apostado por la inteligencia de los huachanos y cañetanos, que  debe estar dirigida a resolver los problemas de las provincias y distritos de esta parte del país, y no malgastar tiempo y recursos en afanes caudillistas, separatistas, políticas electoreras o enfrentamientos por sedes de región entre dos provincias hermanas.

Huacho como sede de región, es cierto que ha generado más actividad económica y también ha generado la contratación de ciento de funcionarios y la visita de trabajo de miles de dirigentes de la sociedad civil de las nueve provincias y ciento veintiocho distritos. Pero, Huacho y la provincia de Huaura será mucho mejor, siendo polo de desarrollo para generar miles de puestos de trabajo para nuestros profesionales, técnicos y obreros del norte chico.

Por tanto, una lucha solo por la sede regional es importante, pero la prioridad principal es avanzar en términos de desarrollo económico y social. No sé si este sueño será posible, cuando hemos tenido ya tres años para conquistar la sede, y no se cuanto tiempo nos espera todavía para determinar la sede definitiva de la región Lima en la ciudad de Huacho.

 Mientras tanto la agenda socioeconómica debe esperar por el populismo y demagogia de Javier Alvarado y sus funcionarios cuestionados por sus propios asesores. Esta claro que muchos de sus funcionarios no tiene la capacidad de imponer la dirección que necesitan las provincias y distritos de la región. Con este panorama corremos el riesgo de estar rifando por cuatro años más el desarrollo de la región Lima.