CLIC MAS INFO

El tramo de la carretera Cañete-Chincha está avanzado en 85%

El tramo en mención, que consta de 48 kilómetros y es edificado por Concesionaria Vial del Perú (Covi-Perú), ha tenido una inversión de 240 millones de dólares.

La construcción del tramo carretero que va de Cañete (Lima) a Chincha (Ica), que forma parte de la nueva autopista Cerro Azul-Cañete-Chincha, se encuentra avanzada en 85%. Cuando esta se complete en diciembre próximo, los conductores de ómnibus de transporte público podrán reducir el tiempo de viaje entre la ciudad de Lima y Chincha de tres horas y media, aproximadamente, a tan solo dos horas. Esta situación, evidentemente, también beneficiará a todos los conductores del transporte particular y a los de vehículos de carga pesada.

El tramo en mención, que consta de 48 kilómetros y es edificado por Concesionaria Vial del Perú (Covi-Perú), ha tenido una inversión de 240 millones de dólares. Comprende no solo el tendido de la red asfáltica, sino también la edificación de nueve pasos a desnivel, dos intercambios viales, puentes peatonales y dos viaductos sobre acequias o canales de regadío.

Cabe mencionar que la nueva autopista Cerro Azul-Cañete-Chincha recorre 161 kilómetros en total. La importancia de la reducción del tiempo de viaje radica en el beneficio que generará el traslado de visitantes entre ambas regiones. Hay que recordar que más de 100.000 personas en promedio arriban mensualmente a las hermosas playas que se dibujan en todo el trayecto durante la temporada de verano, por ejemplo.

Transportistas consultados por este Diario señalaron que la nueva autopista Cerro Azul-Cañete-Chincha no solo reducirá los tiempos de viajes, sino que además garantizará menor riesgo en cuanto a accidentes de tránsito debido a la moderna señalización con la que cuenta la vía. Asimismo, indicaron que los pasajeros podrán apreciar un paisaje menos desordenado en el camino, ya que la vía no ingresará al centro de congestionados distritos y ciudades.

RECONOCEN BENEFICIOS
No obstante, la edificación de esta moderna vía ha generado algunas incomodidades en numerosos productores agrarios del valle de Cañete. Entre ellas figuran la interrupción de 70 canales y drenes de regadío, la obstaculización de algunos caminos vecinales, el bloqueo del tránsito entre parcelas de un mismo propietario y expropiaciones que no terminan de pagarse. Pese a ello, la población de Cañete y la de las otras provincias del sur reconocen los múltiples beneficios que se desprenderán de la nueva carretera.

Así, miembros de los gremios productivos de Cañete, Chincha, Pisco e Ica estiman que los gastos de traslado de la producción agrícola del sur chico podrían disminuir en 40%. De ahí se entiende el que hayan propuesto solucionar los problemas que han surgido en la zona y que también hayan motivado, incluso, la formación de una mesa de diálogo liderada por el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC), la cual está integrada por la Dirección Nacional de Concesiones Viales, Covi-Perú y la Junta de Usuarios del Distrito de Riego de Cañete, que preside Luis Alayza de Lozada. Ello con el fin de arribar a acuerdos que beneficien a todos los involucrados.

 

Por José Rosales

Fuente: El Comercio