(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Nelson Chui, continúa con su trillado discurso de creerse presidente regional a pesar de estar con licencia.

El polémico ciudadano Ítalo Maldonado Montoya, uno de los aspirantes al sillón municipal de Cañete por el movimiento Fuerza Regional, fue el más duros crítico por este comportamiento.

El candidato a la presidencia regional del grupo de La Familia, Ing. Nelson Chui Mejía, sigue alucinando de ostentar el máximo cargo de la región, cuando todos saben que está con licencia desde el pasado cuatro de abril.

El polémico ciudadano Ítalo Maldonado Montoya, uno de los aspirantes al sillón municipal de Cañete por el movimiento Fuerza Regional, fue el más duros crítico por este comportamiento.

“Es una falta de respeto al pueblo de Cañete y a los otros candidatos que el señor Nelson Chui, haga su propaganda electoral hablando de sus proyectos en base a su gestión”, indicó Maldonado.

Puntualiza que está prohibido por Ley de hacer proselitismo político con los bienes públicos porque aventaja al resto de los candidatos que hacen su campaña con la suya.

“Lo que es peor, pareciera que Nelson Chui ordenara al traidor de Luis Custodio, quien no ata ni desata en la región, menos se hace respetar como presidente regional, al no poner las cosas en su sitio”, concluyó ítalo Maldonado.

PORTÁTIL DE “LA FAMILIA”.

Cabe señalar, que Nelson Chui, utilizó similar “libreto” en los diferentes sectores al que visitó, sin éxito alguno, en compañía de su portátil compuesta en gran mayoría por servidores de la región.

Ofreció también una conferencia de prensa con algunos medios adscritos al ente gubernamental, al igual, que visitar programas periodísticos de su preferencia donde “habló el mismo rollo”.

Pero, lo anecdótico fue el domingo donde el Gobierno Regional de Lima, fue el anfitrión de la ceremonia cívica patriótica en la plaza mayor de San Vicente, con la participación de todos los estamentos públicos.

Por el lugar, merodeó el Ing. Nelson Chui. En un primer momento todos pensaron que participaría de la ceremonia, pero no se animó. Parece que tuvo cierto temor a la prensa “independiente”.

Posteriormente, apareció la portátil por el centro de la ciudad, portando pancartas con el símbolo de La Familia, además de algunos de sus simpatizantes que lucían los clásicos polos de color azul y amarillo que se dirigieron a continuar con su campaña proselitista.

Por: Wilfredo Cayllahua

A %d blogueros les gusta esto: