(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Unas 2 mil personas recordaron la matanza de la Curva del Diablo.

La celebración que reunió a pobladores de las localidades vecinas como Bagua Chica, Bagua Grande (región Amazonas) y Jaen (región Cajamarca) fue motivada por la presencia del ex-presidente de Aidesep, Alberto Pizango Chota, cuyo discursó acaparó la mayor atención de los participantes, en su condición de que, para el Gobierno, es el mayor responsable de los hechos. Razón por la que enfrenta un proceso legal.

La actividad encabezada por la Organización Regional de Pueblos Indígenas de la Amazonía Norte del Perú (Orpian) y Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (Aidesep) fue denominada «Día de los Mártires por la Defensa de la Vida y la Amazonía» en homenaje a los fallecidos el 5 de junio del año anterior, en un enfrentamiento entre la población indígena y la Policía Nacional del Perú (PNP).

La celebración que reunió a pobladores de las localidades vecinas como Bagua Chica, Bagua Grande (región Amazonas) y Jaen (región Cajamarca) fue motivada por la presencia del ex-presidente de Aidesep, Alberto Pizango Chota, cuyo discursó acaparó la mayor atención de los participantes, en su condición de que, para el Gobierno, es el mayor responsable de los hechos. Razón por la que enfrenta un proceso legal.

Sin embargo, Pizango Chota, que en esta oportunidad llegó con estricta protección de sus allegados que impidió toda clase de contacto con sus simpatizantes y (en especial) con los periodistas, reiteró su inocencia y por el contrario insistió en que la responsabilidad de aquellos hechos únicamente recae en el Gobierno, directamente se refirió a la ex-ministra del Interior Mercedes Cabanillas y a los generales PNP Elías Murguruza y Javier Uribe.

La presencia de Felipe Bazán Caballero, padre del desaparecido Mayor PNP Felipe Bazán Soles, caló en el sentimiento común ya que hasta hoy es un misterio su desaparición. Al respecto Alberto Pizango ofreció su apoyo para insistir en su ubicación y sancionar a los responsables.

Curiosamente, propiamente la presencia de la población indígena fue escaza. El protagonismo fue básicamente de los hermanos Cervando y Saúl Puerta Peña, el primero presidente de Orpian y el segundo secretario de Aidesep.

Los indígenas pasaron prácticamente por desapercibidos con una reducida presencia de sus representantes en el estrado oficial. La gran cantidad de gente que acudió a la Curva del Diablo fue sumada por organizaciones sociales (no necesariamente indígenas) que se solidarizaron con la causa. Y hubo mucha presencia de curiosos y comerciantes.

Los parlamentarios nacionalistas Nancy Obregón, Juana Huancahuari, Elizabeth León, Janet Cajahuanca y José Maslucán llegaron desde Lima para acompañar la celebración.

A %d blogueros les gusta esto: