CLIC MAS INFO

Sacerdote grave tras ser apuñalado en plena misa en el sur de Chile

Un sacerdote católico permanecía hoy en estado grave tras ser apuñalado en el cuello la noche del viernes mientras oficiaba misa en la pequeña localidad de Calbuco.

Un sacerdote católico permanecía hoy en estado grave tras ser apuñalado en el cuello la noche del viernes mientras oficiaba misa en la pequeña localidad de Calbuco, en el sur de Chile, informaron hoy fuentes médicas y hospitalarias.

Francisco Núñez Calixto, encargado de la parroquia ‘San Miguel Arcángel», de Calbuco, a 1.075 kilómetros de Santiago, impartía la comunión a los fieles cuando se le acercó un individuo, aparentemente para recibir la hostia, pero que rápidamente sacó un cuchillo y le lanzó un golpe a la garganta.

En un movimiento instintivo, el cura alcanzó a desviar la estocada, pero de todos modos sufrió un corte profundo en el cuello y otra herida en la frente, que su atacante le propinó en seguida, antes de ser reducido por otros asistentes a la misa.

«Al final de la comunión se acerca un tipo medianamente joven pasa a recibir la hostia, pero levanta el cuchillo y se va directo a la garganta y el padre, con la mano, le desvía el arma. Ahí los feligreses lo retuvieron y le quitaron el cuchillo», señaló uno de testigos, Guillermo Rodríguez, testigo del incidente, a radio Cooperativa.

Francisco Núñez fue trasladado al hospital de la cercana ciudad de Puerto Montt, capital de la región de Los Lagos, donde fue operado durante la madrugada y hoy se mantenía en estado grave, pero estable, según los médicos.

El agresor fue identificado como Francisco René Vargas Almonacid, de 30 años, quien será puesto este sábado a disposición de un tribunal, acusado de homicidio frustrado, dijo la policía, que investiga los motivos del ataque.

Marcelo Torres, otro cura de la localidad, dijo a los periodistas que «no hay ningún motivo, al parecer fue un desequilibrio mental».

Conocidos del atacante dijeron a radio Bío Bío que al parecer Vargas Almonacid estaba deprimido por el reciente término de una relación sentimental.

El caso es el segundo de este tipo ocurrido en los últimos años en Chile, donde el 24 de julio de 2004 el sacerdote italiano Faustino Gazziero fue degollado en el altar de la Catedral de Santiago.

El autor, Rodrigo Orias, fue declarado inimputable por padecer de esquizofrenia, por lo que fue internado en un hospital psiquiátrico, del que fue dado de alta tres años después.

 

Fuente: adn.es