CLIC MAS INFO

Google detalló que no solo recopila fotos con su Street View

Almacena datos de redes Wi Fi y tamaño de edificios para diseños en 3D

Desde el 2005 la localización de alcance mundial se hizo más accesible gracias a Google Maps y Google Earth, aplicaciones que permiten conocer los nombres de las calles y consultar las imágenes satelitales de todo el mundo. Para complementar ese contenido, Google lanzó dos años después su Street View , una función que permitía al usuario ver —desde el punto de vista del peatón— imágenes de las calles identificadas en sus servicios de mapas.

Siempre señalada como una empresa que busca manejar la información de todo el mundo, Google tuvo que responder a las preocupaciones mostradas por las autoridades que protegen los datos en Alemania. Detalló que —además de imágenes de las calles— con los autos que utiliza para el servicio Street View almacena información sobre las redes Wi Fi que detecta en el camino y realiza mediciones de edificios para usar esa información en sus diseños en 3D.

EN DETALLE
Mediante un post en el blog sobre sus políticas en Europa, Google explica que sus vehículos recogen información como los datos SSID (nombre de las redes) y las direcciones MAC (números únicos que identifican a dispositivos como routers Wi Fi). La empresa estadounidense dice que esta información le ayuda a mejorar los servicios basados en ubicación geográfica, como la versión de Google Maps para dispositivos móviles.

Google asegura que esto no es ilegal, pues es información a la que cualquier persona puede acceder e incluso que hay otros organismos como el Instituto Fraunhofer de Alemania o empresas como Skyhook que recopilan esta información desde hace varios años.

REACCIÓN ALEMANA
Alemania es el país que tiene las más duras leyes con respecto a la protección de datos y el que más trabas puso a este proyecto de Google. Finalmente, se acordó que el servicio Street View no estará disponible en tierras germanas hasta que no se resuelvan todas las quejas y peticiones pendientes de los ciudadanos.

Según informa el diario “El País”, entre las soluciones que la empresa podría emplear figuran el ensombrecer o difuminar toda una calle o zona cuyos vecinos se hayan opuesto a la toma de imágenes por parte de este servicio.

“Los ciudadanos no tendrían que protestar ante la publicación de sus datos privados, sino que Google tendría que estar obligado a obtener el permiso de los ciudadanos para poder publicar las fotografías de sus casas”, afirmó sobre el tema Ilse Aigner, ministra alemana de Consumo.

Fuente: El Comercio