CLIC MAS INFO

“Nelson Chui debería postular a una alcaldía distrital, para que aprenda a gobernar”, señaló Javier Alvarado.

Este proyecto fue aprobado en el Presupuesto Participativo del año 2007 y tiene como objetivo mejorar la rentabilidad económica de la producción y elevar el nivel de vida de 48 comunidades de 10 distritos asentadas en el valle de Huaura.

“A cocachos aprendí”, frase inmortalizada por el maestro Nicomedes Santa Cruz, que se refería a un método de enseñanza que se aplicaba en las escuelitas fiscales del pasado, parece ser el lema principal de las autoridades del Gobierno Regional de Lima. Así lo prueba la lucha emprendida por los fruticultores del valle de Huaura que a fuerza de protestas y reclamos, por fin lograron que el GRL ejecute el Proyecto de Erradicación de la Mosca de la Fruta (EMF), aunque a regañadientes y medias tintas).

Este proyecto fue aprobado en el Presupuesto Participativo del año 2007 y tiene como objetivo mejorar la rentabilidad económica de la producción y elevar el nivel de vida de 48 comunidades de 10 distritos asentadas en el valle de Huaura.

“Es lamentable observar la insensibilidad que existe en las autoridades del Gobierno Regional, pero eso se explica porque Chui ni siquiera visita a estas comunidades, y no sabe de los problemas que viven los agricultores de Huaura. Ya es sabido que no se puede gobernar lo que no se conoce, por eso le recomiendo que postule a una alcaldía distrital, donde podrá estar más cerca de la comunidad y conocer sus problemas, y donde podría manejar, quizás con éxito, presupuestos de seis o diez mil soles”, indicó el líder de Patria Joven, Javier Alvarado, quien el martes último acompañó a los dirigentes comunales de la Asociación Interprovincial de Comités de Lucha para la erradicación de la mosca de la fruta (AICL) hasta la sede de la Dirección Regional de Agricultura.

Plagio con premio

Tras la movilización, realizada el martes 18 del presente mes de mayo, los comuneros y dirigentes de la AICL fueron recibidos de manera hostil por los funcionarios del GRL que actuaron con una soberbia inusitada, lo que fue motivo de reclamo del candidato presidencial de Patria Joven quien increpó la actitud mostrada por Luis Jiménez ante los humildes comuneros. Tras este incidente, Elmer Marcos, presidente de la AICL, acusó de plagio a los funcionarios de Agricultura pues en la página 5 del Proyecto aprobado por la Región olvidaron cambiar un texto que dice “Región Cajamarca”. “Y pensar que por este documento han cobrado 41 mil soles”, remarcó.

Como ya es costumbre, los funcionarios del GRL acusaron al Ministerio de Economía y Finanzas por la demora en la aprobación del referido Proyecto, pero los comuneros no se dejaron engañar e increparon a las autoridades: “El señor Chui tiene asesores incapaces que no se ponen la mano al pecho como buenos peruanos”, dijo Marcos.

Costos de nivel universitario

Los comuneros también reclamaron los altos costos que cobra el Gobierno Regional por el concepto de “capacitación”: 4 mil soles por una charla de 6 horas dirigida a un promedio de 30 comuneros. “Están cobrando más de 130 soles por capacitar un solo día a un comunero, esto es un escándalo, porque esos precios no se aplican ni siquiera en el nivel universitario”, dijo indignado Javier Alvarado.

Primer paso de un largo camino

Los comuneros y sus dirigentes agradecieron la presencia de Javier Alvarado quien además de acompañarlos en las últimas asambleas realizadas en Sayán y Huacho, viajó hasta Santa Leonor, Checras y Paccho, ubicados a más de 3,000 msnm, pernoctando en cada uno de estos distritos y visitando a las comunidades para conocer personalmente la duran realidad que afrontan los peruanos altoandinos.

“Agradecemos a Javier Alvarado por su presencia. Seguro que sin su apoyo las autoridades nos estarían paseando hasta ahora, pero como es su rival político, entonces actúan de inmediato. Bienvenidos todos los esfuerzos de cualquier ciudadano que quiera sumarse a la causa de los agricultores”, exclamó Manuel Carrillo.

“Hemos dado el primer paso de un largo camino que tenemos que recorrer. Porque tenemos que trabajar juntos para evitar que los intermediarios les paguen 8 soles por cajón de fruta cuando sus costos son mucho mayores. Nadie sobrevive con ese precio. A ustedes les pagan por adelantado y están condenados a este círculo vicioso de la pobreza. Tenemos que exigir que mejoren nuestras carreteras, organizarnos para formar cadenas productivas y darle valor agregado a los productos”, concluyó Javier Alvarado.