CLIC MAS INFO

INPE decidió remover a directores de penales de Piedras Gordas y El Milagro

Así lo reveló en una conferencia de prensa el presidente del INPE, Rubén Rodríguez Rabanal, quien precisó que en el caso de Piedras Gordas se descubrió que el equipo bloqueador de señal celular.

Tras la incautación de unos 1.100 teléfonos celulares en lo que va del año, en diferentes penales del país, el Instituto Nacional Penitenciario (INPE) dispuso la remoción de algunos funcionario y empleados, entre ellos los pertenecientes a los penales de Piedras Gordas, en Lima, y El Milagro, en Trujillo.

Así lo reveló en una conferencia de prensa el presidente del INPE, Rubén Rodríguez Rabanal, quien precisó que en el caso de Piedras Gordas se descubrió que el equipo bloqueador de señal celular adquirido para evitar que los internos usen ese tipo de teléfono, fue averiado por “manos extrañas”.

Estas manos extrañas, dijo, le pertenecen a los propios trabajadores del penal, pues son las únicas que tienen acceso al equipo de seguridad.

Por esa razón, dijo, se removió a más de cien trabajadores, incluido el director Edwin Salazar, el subdirector, los agentes penitenciarios y los trabajadores administrativos.

CELULARES POR DOQUIER
Otro penal donde el INPE decomisó un significativo número de celulares fue El Milagro, en Trujillo, donde se detectaron 82 aparatos, una cifra récord. Allí también se decomisó 850 litros de chicha fermentada.

“Para que esto ocurra se tiene que contar con la complacencia del personal que custodia y administra el centro penitenciario”, se quejó el titular del INPE.

Allí también se dispuso el cambio del director del penal, Mario Granados Cruz, así como del subdirector, y del jefe de seguridad de ese centro de reclusión.

Cada uno de estos equipos bloqueadores de señal celular está valorizado en cerca de un millón y medio de dólares.

LA MODALIDAD
Rodríguez Rabanal contó que los celulares ingresan ocultos en ollas de doble fondo, en objetos de artesanía, en escobillas de lavar ropa y hasta en la Biblia.

Señaló que el INPE sanciona al visitante que intente ingresar un celular con la suspensión de su ingreso durante un año. Mientras que el interno es sancionado con un mes o dos de aislamiento y sin visitas.