CLIC MAS INFO

Asesinan a enamorados en Cañete

A las 9 de la mañana, comuneros de la zona de 'El pozón', en el cerro 'Bellavista', fundo 'Asunción', se dieron cuenta que en el canal de regadío flotaba algo extraño. Se asomaron a la orilla y vieron que se trataba del cadáver de una mujer.

Un escalofriante crimen ha causado horror e indignación en Cañete. Dos enamorados, que tenían planes de matrimonio, fueron asesinados salvajemente a cuchilladas y sus cuerpos arrojados a una acequia, cerca de una chacra del distrito de Quilmaná.

A las 9 de la mañana, comuneros de la zona de ‘El pozón’, en el cerro ‘Bellavista’, fundo ‘Asunción’, se dieron cuenta que en el canal de regadío flotaba algo extraño. Se asomaron a la orilla y vieron que se trataba del cadáver de una mujer.

Comunicaron el hallazgo a la policía, cuyos efectivos llegaron luego en compañía del fiscal. «La escena era horrible, el cadáver de una mujer de unos 20 años era sacudido por el agua. Estaba con las manos amarradas con un trapo en la espalda y el pantalón debajo de la cadera, como si hubiera sido ultrajada sexualmente», dijo un policía.

Víctima

Poco después, al lugar llegaron los familiares de la joven, quienes la identificaron como Medalit Emperatriz Lajo Godoy (19), quien la noche del jueves salió de su casa, ubicada en el jirón Cusco 700, en Quilmaná, para ir a una fiesta con una amiga. Luego había dicho que se encontraría con su enamorado.

Cuando los detectives realizaban las pericias, a cinco metros del lugar hallaron otro bulto grande que sobresalía del agua. Se trataba del cadáver de un hombre que también estaba con las manos amarradas y amordazado con un trapo.

El joven, identificado como Carlos Alfredo Vicente Godoy (20), domiciliaba en el jirón Libertad, en el mismo distrito cañetano. Justamente el último jueves 1 de abril  había cumplido años y todo indica que ese día fue el crimen.

El chico era estudiante de mecánica automotriz en un instituto en Lima. A los dos los habrían secuestrado y llevado vivos hasta esa zona rural.
Los peritos creen que fueron arrojados agonizando a la acequia y luego murieron ahogados, debido a que en la boca del muchacho se halló restos de tierra. Se sospecha que los asesinos estén en el entorno familiar, pero no se descarta el asalto y robo.