CLIC MAS INFO

Cadena perpetua por matar a Rina

Agentes de Homicidios de la Dirincri establecieron que la agente, su amiga Dina Pacheco Medina (55) y Jesús (62), hermano de esta, planearon plagiar a Rina, matarla y quemar su cadáver.

Demandan cadena perpetua para autores del crimen de Rina Chiara

Por amar al mismo hombre, una terminó en el cementerio y la otra corre el riesgo de pasar el resto de sus días en la cárcel. La suboficial de la PNP, Gladys Vásquez Gonzales (47), acusada del asesinato de la cantante folclórica Rina Chiara Prado (24), ‘La voz de Incuyo’, podría ser condenada a cadena perpetua si la justicia la encuentra culpable de secuestro y asesinato.

Agentes de Homicidios de la Dirincri establecieron que la agente, su amiga Dina Pacheco Medina (55) y Jesús (62), hermano de esta, planearon plagiar a Rina, matarla y quemar su cadáver. Por eso, los cómplices podrían correr la misma suerte: ir a prisión de por vida.

Según los investigadores, Gladys Vásquez decidió llevar a cabo su macabro plan cuando se enteró que Rina estaba embarazada de su aún esposo, el comandante PNP Ángel Vizcarra Palomino.

A mediados de la década del 90, de acuerdo a la información recogida por los detectives, cuando el oficial Ángel Vizcarra estaba destacado en el Cusco, tuvo una relación extramatrimonial con una joven mucho menor que él.

Por este hecho, la familia de la chica lo denunció ante Inspectoría de la PNP, pero luego su esposa lo perdonó y volvió a trabajar a Lima.
El comandante Vizcarra también tiene una hija de una relación anterior a su matrimonio con Gladys Vásquez.

Así la asesinaron
Ante las contundentes pruebas, los detenidos contaron con lujo de detalles el espeluznante crimen.

El 14 de enero pasado, Rubén Pacheco, ex servidor del sector Justicia, simulando ser un empresario de eventos folclóricos, citó a Rina frente al hospital ‘María Auxiliadora’.

En ese lugar, la subió con engaños al auto Toyota de placa IQ-6781, donde estaban sus hermanos y la suboficial Gladys Vásquez. Luego se dirigieron a casa de Dina Pacheco, en la Mz. I, lote 7, ex fundo Huarangal, en Lurín. Allí, Gladys Vásquez, con ayuda de sus tres cómplices, redujo a su víctima, le colocó sus grilletes y, apuntándole con su revólver, le dijo: ‘Soy la esposa del comandante, ¡por qué te entrometes en mi matrimonio!’.

Luego la golpeó hasta dejarla inconsciente. Creyendo que la habían asesinado, decidieron deshacerse del cuerpo. La suboficial propuso enterrarla, sin saber que estaba viva, así que mandó comprar cemento, pero los hermanos se opusieron a esta idea.

Acordaron quemar el cadáver para impedir que sea identificado. Lo colocaron en la maletera del auto que manejaba Jesús Pacheco y en el trayecto Rubén compró gasolina en un grifo.

En el camino ‘Matamoros’, sector ‘Cuatro bocas’, Pampa Grande, arrojaron el cuerpo y le prendieron fuego. Gladys Vásquez se llevó el celular y las prendas de vestir de su víctima.

Ayer, la suboficial y dos de sus cómplices fueron puestos a disposición de la Fiscalía. Jesús Pacheco se encuentra en calidad de no habido.

Trome.