Región Lima sin Macrorregión ni Interoceánica Perú-Brasil

0
Región Lima

Región Lima

Es lamentable comprobar que al actual Gobierno Regional de Lima ha estado ausente de los grandes proyectos de desarrollo en sus dos años y medio de gestión regional. Inició con bombos y platillos la presidencia de una coordinadora interregional con Huánuco, Pasco, Junín, Huancavelica, Ayacucho, Apurímac, que se ha desactivado porque las autoridades de esas regiones con visión de futuro han tomado la decisión de conformar dos macrorregiones de acuerdo a la Ley Nº 28274: la macrorregión centrooriental conformada por Ancash, Huánuco y Ucayali y la macrorregión centro por Pasco, Junín y Huancavelica.

En contraste, la región Lima ha quedado aislada a su suerte por falta de liderazgo, voluntad política y capacidad de sus autoridades para hacer frente a los desafíos del siglo XXI. En estos dos años y medio hemos tenido un pequeño alcalde con mucha plata en el gobierno regional para hacer pequeñas obras de saneamiento y construcción de pistas, veredas y puentes dejando de lado los grandes proyectos de inversión.

Toda la bulla que se ha hecho en estos dos años y medio de gestión es por cuatro curules en el Congreso y la sede de la región Lima. Y punto. La falta de visión se nota por todos lados en el Gobierno Regional de Lima. De igual manera, la falta de capacidad de inversión y ejecución de proyectos de impacto, no obstante que cuenta con recursos y transferencias por millones de soles que le llegan mensualmente de parte del gobierno central.

La región Lima tuvo la gran oportunidad de dar pasos firmes, integrándose con los departamentos vecinos en aplicación de la Ley Nº 28274. Aún hay tiempo, si tuvieran las autoridades voluntad y si ponen en marcha las tareas de integración, socialización y sensibilización en la sociedad civil para llegar a un referéndum para la constitución de una poderosa macrorregión.

Estamos contra el tiempo para emprender las tareas de desarrollo y la toma de conciencia cívica. El plazo de convocatoria para el referéndum corre desde el año 2005 para la fusión de los departamentos-regiones colindantes, para ser beneficiarios de medidas económicas, tributarias y de licitación nacional e internacional.

La finalidad de la macrorregión es hacer realidad proyectos e iniciativas que tenemos en cartera por más de medio siglo. Es el caso de la vía Interoceánica Perú-Brasil que puede ser resuelta por los grandes beneficios que genera la integración transversal. La pelota está en la cancha del ingeniero Nelson Chui.

OPORTUNIDADES QUE SE PIERDEN
Los artículos 23º al 29º de la Ley 28274 consideran una serie de beneficios legales para las regiones que decidan integrarse. Para empezar, tendrán doble puntaje en la evaluación en las Juntas de Coordinación Interregional por medio del Fondo Intergubernamental para la Descentralización (FIDE). Tales beneficios e incentivos son los siguientes:

Acceso al crédito internacional
El gobierno otorgará prioridad y trámite referencial a las contrapartidas y avales para el financiamiento de proyectos presentados por las regiones integrantes.

Endeudamiento en créditos sin aval del Gobierno
Se autoriza el endeudamiento interno sin aval o garantía del gobierno hasta por el 40% del presupuesto de inversión.

Canje de deuda por inversión
Las nuevas regiones tendrán prioridad en la gestión de los convenios de canje de deuda por inversión.

Asignación de la recaudación de los impuestos internos
Las regiones tendrán una asignación del 50% de la recaudación del Impuesto General a las Ventas, el Impuesto Selectivo al Consumo y el Impuesto a la Renta de Personas Naturales.

Convenios de autogravamen
Podrán ser suscritos con los productores, las empresas y los beneficiarios para desarrollar mecanismos de cofinanciamiento de obras de alcance regional.

Bonificación en contratos y adquisiciones
Las empresas contarán con un 20% de bonificación en los procesos de adjudicación y contratación del Estado.

OTROS BENEFICIOS QUE SE PIERDE
Existen otros beneficios si trabajamos integrados con las regiones vecinas. Señalo como referencia los siguientes:

Mejora del ordenamiento territorial
Relaciones reales y virtuales para aprovechar las economías de escala y de integración, impulsando actividades económico-productivas y la base tributaria con el consiguiente incremento del presupuesto y el financiamiento de la región.

Canon para el desarrollo de la región
Siendo los departamentos de Lima, Huánuco, Pasco, Ancash y Junín los que concentran más del 50% de la riqueza minera del Perú, el pago del canon se orientará a la inversión a la región de donde se extrae los minerales.

Participación en organismos internacionales
La futura macrorregión está en mejores condiciones para participar con proyectos en los siguientes organismos internacionales:
• Iniciativa de Infraestructura Regional Sudamericana (IIRSA);
• Tratado de Cooperación Amazónica;
• Plan Binacional de Desarrollo Perú-Brasil
• Proyectos al Banco Interamericano de Desarrollo (BID)
• Proyectos a la Corporación Andina de Fomento (CAF)
• Participación en la Comunidad Andina de Naciones (CAN)

Mejorar la gestión local y regional
Un gobierno con grandes recursos y una población que excede los cuatro millones de habitantes mejora su capacidad de hacer alianzas estratégicas y negociaciones sociales para afrontar los nuevos desafíos en educación, salud, vivienda, trabajo y seguridad ciudadana. Igualmente, mejora su capacidad de gestión de los recursos públicos con participación ciudadana.

Competitividad local y regional
La esencia de la competitividad la constituyen los factores productivos avanzados, que se logran con capital humano, gestión del conocimiento e infraestructura con alta tecnología en sistemas de redes y cadenas. Esto se puede lograr en forma concertada en la macrorregión que postulamos.

UBICACIÓN ESTRATÉGICA EN EL PACIFICO
El Perú, y en particular el litoral marítimo de la costa nor central, desde Chancay hasta Chimbote tienen una ubicación estratégica altamente competitiva como encuentro natural entre los países asiáticos y sudamericanos de la Cuenca del Pacífico.

Desde el Perú se puede llegar con facilidad a cualquier país sudamericano. Esta ventaja lo convierte en un eje natural para ser un gran centro de producción, distribución y transporte de mercancías. Para lograr ese objetivo es necesario establecer corredores de transporte multimodal, es decir la combinación de carreteras, ferrocarriles, hidrovías y puertos.

Es de advertir que se requiere de voluntad política y decisiones complementarias al IIRSA. Los ejes transversales del norte y del sur, siendo importantes, no garantizan el desarrollo integral y sostenido del país. De no considerar el eje transversal de ingreso al Brasil, por la ruta de Huacho – Huánuco – Pucallpa, estaríamos condenados a ser un país de simple tránsito aéreo, pero sin grandes inversiones y fuerza motriz para el desarrollo.

De no preparamos para competir, los brasileños no tendrían mejor alternativa que utilizar las vías alternativas del norte o del sur peruano. O bien contratar servicio portuario en Chile, Ecuador, Colombia y Venezuela, que están trabajando largos años en megaproyectos de infraestructura vial y puertos de cuarta generación.

Es hora de ponerse de pie. El siglo XXI depende de capacidad y voluntad política de hacer cosas grandes, para integrarnos con los demás países de América del Sur por el desarrollo multinacional.

Brasil tiene en cartera nuevos proyectos y fórmulas competitivas intermodales con ejes de salida a la costa del Pacífico por el norte, centro y sur del Perú. Por el norte y por el sur ya están garantizados la construcción de los ejes viales de desarrollo y están considerados por el IIRSA su culminación antes del año 2020. Pero el IIRSA nada dice hasta la fecha de la red vial del eje vial Huacho – Churín – Oyón – Huánuco – Pucallpa – Brasil.

La región Lima y el Perú tienen un gran potencial en minerales, fosfatos, fruta, hortalizas, manufactura, textilería, cemento y atractivos turísticos para cubrir parte de los requerimientos de la potente economía brasileña.

Esperamos que esta iniciativa sea tomada en cuenta por la autoridad regional, y deje de ser un alcalde más, para estar detrás de los proyectos de las municipalidades por su incapacidad de producir proyectos propios. Si no fuera por la ayuda de los gobiernos locales en la ejecución de obras, la gestión del gobierno regional sería mucho más desastrosa e ineficiente. Últimamente, el gobierno regional para superar su crisis está detrás de los proyectos de los alcaldes provinciales y distritales de la región Lima.

La administración regional tiene competencias para hacer grandes obras de impacto en esta parte del territorio nacional como la vía interoceánica, megapuertos, represas en cada uno de los valles, cadenas agroproductivas, reconversión y modernización de la agricultura para hacer frente al TLC, inversión en ciencia y tecnología, y no pequeñas obras de saneamiento y pavimentación de veredas, calles, pistas y caminos que cada fin de semana inaugura con vino y champan el Presidente Regional en las localidades de la región Lima.

Escribe: Néstor Roque Solís —Consultor en Planificación Regional y Desarrollo Territorial

Share.

About Author

Leave A Reply

*