CLIC MAS INFO

Un taxi en España es un “auto fantástico” que soprende a los clientes

En una entrevista con Efe, José dijo que los usuarios se "quedan con la boca abierta" cuando abren la puerta y ven todo lo que el taxi guarda en su interior.
Comodo taxi español
Comodo taxi español

Al más puro estilo de la mítica serie de televisión «El auto fantástico», un taxista de la ciudad española de Málaga, en Andalucía (sur) ha convertido su vehículo en una versión moderna del recordado «Kitt», con una amplia gama de servicios como mini-bar, Play Station, televisión, DVD, fax, teléfono o fotocopiadora.

Personajes de la talla de Julio Iglesias, Antonio Banderas, Tina Turner, Montserrat Caballé, Rocío Jurado o Pau Gasol engrosan la lista de clientes mencionada por José Moreno, que ya en los años 80 soñaba con tener un vehículo similar al de Michael Knight.

Siempre de punta en blanco y con la corbata puesta para «estar al mismo nivel» que su automóvil, José lleva en el mundo del taxi más de treinta años y desde que la serie de televisión se cruzó en su camino lo hace en el que muchos llaman «el coche fantástico español».

A pesar de poseer un amplio abanico de accesorios sobre cuatros ruedas para que los «clientes se sientan lo más a gusto posible», José Moreno reconoce que está pensando en la próxima incorporación, aunque añade que ya no sabe «dónde podría colocarla».

En una entrevista con Efe, José dijo que los usuarios se «quedan con la boca abierta» cuando abren la puerta y ven todo lo que el taxi guarda en su interior, y más de uno se queda «con un pie dentro y otro fuera» hasta que pregunta si cobra más que el resto.

Con 60 años, Moreno se define como un adelantado a su tiempo y aunque reconoce que ha escuchado alguna vez sobre la existencia de vehículos similares al suyo, «ninguno está a la misma altura».

Maniático de la limpieza, cuenta que todos los días limpia el taxi para que permanezca «impecable», de tal modo que se puede «comer sobre el motor» y «afeitarse mirándose en las llantas».

Dice que va a todo tipo de sitios, cuando «algunos compañeros no quieren ir a las zonas más marginales» aunque a la playa sólo acude para llevar gente, nunca a recoger «porque le ensucian todo de arena».

Fuente: El Comercio