CLIC MAS INFO

Fujimori siguió el libreto y se contradice con Nakasaki

Fujimori parece no recordar que en su gobierno hubo un desprecio por el derecho humano a la vida, al practicar una estrategia de eliminación.

En la audiencia número 159 realizada hoy, el acusado Alberto Fujimori comenzó su alegato repitiendo la frase ‘Soy inocente'» señalando que deja un legado que continuarán su hijos Keiko y Kenji Fujimori. Fujimori ratificó que no se equivocó en la manera cómo enfrentó a Sendero Luminoso y que no se arrepiente de haber aplicado y liderado la estrategia antisubversiva que dispuso y ejecutó en su gobierno. Señaló además que él mismo «trazó la línea maestra en la conducción de la estrategia antisubversiva», cargando su discurso político con matices de dramatismo, incluso victimizándose.

Al respecto, la doctora Gloria Cano, de la Asociación Pro Derechos Humanos – APRODEH, señaló que Fujimori ha seguido el libreto previsto y publicado por dos diarios de circulación local y que ha contradicho lo que su abogado ha venido sosteniendo: «Nakasaki ha pasado semanas diciendo que Fujimori no tenía posibilidades de diseñar una estrategia antisubversiva, que ese era un rol que no le correspondía, que no tenía facultades. Sin embargo lo que hoy ha dicho Fujimori es que él no fue como otros presidentes, y que él mismo diseñó y participó de dicha estrategia. En otras palabras, ha contradicho a su propio abogado, dándole además réditos políticos a su hija», sostuvo.

«Fujimori parece no recordar que en su gobierno hubo un desprecio por el derecho humano a la vida, al practicar una estrategia de eliminación. Tampoco debemos olvidar que Fujimori no vino al país por su voluntad, como dijo hoy, sino que fue extraditado de Chile por cargos penales y atentados contra los derechos humanos, y fue la policía quien lo trajo», concluyó la abogada.

Gisela Ortiz, hermana de Enrique Ortiz, uno de los nueve estudiantes de La Cantuta, asesinados en 1992 por el grupo Colina durante la aplicación de la «política antisubversiva» por parte del gobierno de Fujimori, expresó que el aparente ‘dolor’ expuesto por el acusado por aquellos crímenes y excesos no son sinceros: «Después de 17 años viene a decir que le duele en el alma lo sucedido con nuestros familiares, cuando él tuvo la potestad de investigar y sancionar a los responsables en su momento, para nosotros no tiene ningún significado», aseveró.