Quedaría libre el apóstol de la muerte de Huaral.

0

Se viene un nuevo juicio para el apodado Apóstol de Huaral: Pedro Pablo Nakada Ludeña.

Pedro Nakada Ludeña

Pedro Nakada Ludeña

A decir del doctor Carlos Yabar Palomino, abogado defensor del también considerado mayor asesino en serie del Perú en las últimas décadas, este padece de un problema mental (esquizo-frenia); razón por la cual la Sala Penal de Apelaciones de la Corte de Justicia de Huaura ha dispuesto que se declare nula la sentencia de 35 años de pena privativa de libertad que se le impuso a su patrocinado el año pasado.

El letrado en mención declaró y señaló textualmente lo siguiente: «en efecto, la Sala Penal de Apelaciones, que es la última instancia en este ámbito, ha resuelto declarando nula la sentencia bajo los argumentos de que, en primer lugar no existe prueba alguna que corrobore que el señor sea autor de tales homicidios y segundo, porque indebidamente se transformó el proceso de seguridad a un proceso común; en consecuencia la sala ha visto que ha habido una afectación al debido proceso y teniendo en cuenta que nosotros hemos demostrado que el señor padece una enfermedad mental, es que se ha dispuesto retrotraer el proceso e iniciar un nuevo juicio oral, pero bajo las normas que establece un proceso de seguridad, pues este caso es especial», mencionó.

Myr Carlos Morales y Myr Victor Reboredo, autores de la captura de Nakada.

Myr Carlos Morales y Myr Victor Reboredo, autores de la captura de Nakada.

Yabar acotó que la pena que se le pudiera imponer a Nakada pasa por su «internamiento en un centro de salud mental, no siendo pasible una sanción penal como es la pena privativa de la libertad».

Precisó que él por ahora, no está pidiendo libertad para El apóstol de Huaral si no «el incumplimiento de la norma para con una persona que se encuentra en un estado que no es normal; no obstante de darse el caso en que Nakada a decir de los médicos se haya sanado, podrá salir del centro de salud mental al que hago alusión», subrayó.

«No hay discusión sobre si victimó a diez o veinte personas, el hecho es que él actuó bajo los efectos de su esquizofrenia paranoide y como tal debe imponérsele no una pena privativa de la libertad si no una medida de seguridad», culminó.

Fotos y redacción: Rogger la Chira.

Share.

About Author

Leave A Reply

*