Conoce a la autora de la canción que hizo llorar a Viviana Rivasplata

0
Amandititita es una cantautora mexicana de cumbia, nacida en el Distrito Federal pero de familia tampiqueña, cuyo verdadero nombre es Amanda Lalena Escalante Pimentel. Debutó en 2008 con el disco Reina de la anarcumbia. Es hija del músico de Rock Urbano, Rodrigo González.

Amandititita es una cantautora mexicana de cumbia, nacida en el Distrito Federal pero de familia tampiqueña, cuyo verdadero nombre es Amanda Lalena Escalante Pimentel. Debutó en 2008 con el disco Reina de la anarcumbia. Es hija del músico de Rock Urbano, Rodrigo González.

Considerada como la nueva sensación de la música, la cantante asegura que todavía lidia con los problemas traidos por la fama

Siempre quiso contar historias. Se llama Amanda pero desde hace mucho aceptó ser Amandititita, simplemente por su baja estatura. Y es que la ahora cantante y antes escritora se confiesa exagerada y lo disfruta, así es, así se asume. No por nada en los últimos meses su nombre se ve por todas partes, sus temas se programan en la radio y la artista está presente en cuanto festival musical se celebre, pues a petición del público no puede faltar la interpretación del tema que la ha catapultado a la fama, Metrosexual.

Su formación, asegura, se dio con miras a escribir cuentos, a llevar las historias comunes a los ojos de otros, sin embargo quizá por esa facilidad que posee de retratar la cotidianeidad es que Amandititita está escalando la popularidad a una velocidad que bien merece la atención.

Hace cinco años comenzó a escribir canciones que hoy encajan a la perfección con respecto a los acontecimientos sociales, como si desde entonces la cantante lo hubiese planeado de esa manera.

A estas alturas de la fama, la intérprete se concibe como un personaje al que se le ama o se le odia, mas nunca
pasa desapercibido. También acepta su parte neurótica, la que le pide libertad, la que le recuerda que su paso por la música es sólo eso, una etapa que tendrá que culminar en algún momento, porque hasta hoy afirma tener un objetivo muy claro: Vivir para escribir.

¿Cómo creas los personajes que dan vida a tus canciones?
“El escritor tiene como función el saber mentir, tiene que observar las circunstancias y transmitir para que la gente se sienta identificada. Nunca tuve un novio metrosexual ni fui a un balneario, siempre son personajes inventados. A veces una palabra me detona, y la verdad es que la única canción que alguien me inspiró fue La muy, muy. Y lo interesante de todo esto es que siempre existe la línea donde no sabes si es cierto que le pasó al que la está cantando o al que la escribió”.

¿Tus composiciones son entonces el resultado de tu formación como escritora?
“Sí. Estoy acostumbrada a leer historias y he aprendido a ver la vida de otra manera, de inventarle cosas, y no es que los que escribimos seamos simplemente mentirosos, porque la verdad es que soy bien exagerada”.

¿Cómo ha cambiado tu vida después del “boom” que significa Amandititita?
“Ha cambiado mucho. De repente llegaron una bola de extraños a dirigirme y a decirme dónde tengo que estar y a que hora, y yo estoy muy acostumbrada a tener mis espacios, a leer, a caminar sola por la calle, cosa que ahora no se puede y no nada más porque la gente se me acerque a pedirme autógrafos sino porque también me insultan, ahora soy una figura que quieren o que odian”.

¿Cómo manejas el estrés que implica ser famosa?
“Me cuesta mucho trabajo porque he perdido algo que para mí era valiosísimo: mi libertad. Además tengo claro que poseo una formación para escribir, no para salir a los escenarios y enfrentarme al público”.

Luego de escribir las canciones del disco ¿cómo te imaginabas que sería tu carrera?
“Nunca pensé firmar con una disquera, siempre creí que todo sería underground tenía pensado hacer un disco independiente y hacer unas dos o tres tocadas, jamás pasó por mi mente estar cuatro veces a la semana en un aeropuerto y sentir terror de saber que hay 25 mil personas en un festival y no sé cómo me van a tratar”.
¿En qué momento renunciarías a todo lo que implica ser cantante para sólo dedicarte a escribir?
“El que me amen o me odien representa una bipolaridad todo el tiempo y estoy aprendiendo. Sin embargo lo que sí quiero es que no se me olvide que mi prioridad en la vida es transmitir el lenguaje y cuando esté viciada entonces será el momento preciso para retirarme”.

¿Es alto el precio de la fama?
“Pago el precio. Y es que a veces siento que me tratan como cosa, además soy muy neurótica. Debo confesar que a veces soy muy obsesiva con respecto a los comentarios, me quedo horas dándole vueltas y todos los días quiero mi carta de retiro (risas)”.

LOS PLANES
Amandititita desea hacer unas pijamas, quizá comenzar hacer productos para niños como cuentos o tal vez un disco, pues confiesa que por el momento es lo que le significa más ilusión para seguir adelante.

Share.

About Author

Leave A Reply

*