Huaico sepulta a 50 en campamentos mineros

0
Avalancha de lodo y piedras derrumbó cerro sobre un pueblo entero en Puno.

Avalancha de lodo y piedras derrumbó cerro sobre un pueblo entero en Puno.

La inclemente furia de la naturaleza los borró del mapa. Eran las 4 de la madrugada y casi todos dormían en los campamentos mineros ‘Winchumayo’ y ‘Corazón de Oro’, en el distrito de Ituata, provincia de Carabaya, en Puno. De pronto, un ensordecedor ruido causó alarma en la comarca y en cuestión de segundos todo el pueblo fue arrasado por una avalancha de lodo y piedras que bajó a gran velocidad por la pendiente.

Alrededor de 50 personas, entre hombres mujeres y niños, fueron arrastradas por el torrente, que a tumbó casas, árboles y todo que encontraba a su paso en las faldas del cerro ‘Santa Teresa’, el cual se desplomó como un castillo de naipes.

La avalancha avanzó como una serpiente, dando embestidas y coletazos. El panorama que dejó, en apenas unos minutos, era desolador. Familias enteras habían sido envueltas por el alud en cuestión de segundos.

Lluvias torrenciales
De entre los escombros solo pudieron ser rescatados 14 cadáveres y decenas de personas habían desaparecido. Entre gritos y llanto, los pocos sobrevivientes buscaban a sus familiares y solo pudieron encontrar a Rosa Apaza, Oswaldo Jihuallanaca, Plácido Fernández y Edwin Limach a punto de asfixiarse en el barro.

Carlos Martín Roncal, Gerente Administrativoy Asesor Legal de la Minera ‘Winchumayo’, informó que el fenómeno se produjo como consecuencia de las torrenciales lluvias que azotan la región. Al menos 60 casas de mineros artesanales dedicados a la extracción de oro fueron arrasadas.

“El alud lo ha sepultado todo a su paso, no queda ninguna vivienda, todo está bajo las piedras. Necesitamos apoyo en medicamentos, carpas y personal capacitado para recuperar los cuerpos de las víctimas”, agregó el ejecutivo, tras hacer un llamado a Defensa Civil, a las autoridades policiales y al sector Salud para atender la emergencia.

Las tareas de rescate son realizadas por los propios mineros que se salvaron de la tragedia, pobladores y trabajadores de otras mineras colindantes, quienes esperan ayuda de las autoridades de la región y Lima.

Share.

About Author

Leave A Reply

*