CLIC MAS INFO

Devotos del Señor de los Milagros de Huaral hicieron escándalo en casa de cantante

Los agraviados amenazaron con realizar otro "plantón" hoy en el domicilio de la cantante, "para que aprenda a ser profesional".
Devotos en las afueras del domicilio de la cantante criolla
Devotos en las afueras del domicilio de la cantante criolla

Lucía rata, devuelve la plata, Rómulo León te queda chico, Lucía la Químper de la canción criolla, Huaral te repudia. Estos y otros insultos tuvo que escuchar Lucía de la Cruz, cuando una veintena de devotos del Señor de los Milagros llegó hasta la puerta de su casa para reclamarle por incumplir con un show artístico.

Los integrantes de la Séptima Cuadrilla del Cristo Morado de Huaral se reunieron al mediodía en el domicilio de Lucía de la Cruz para exigirle que devuelva los casi 900 soles que le pagaron por un show que nunca realizó. Por más de hora y media la intérprete criolla soportó frases de todo calibre de parte de los enardecidos fieles huaralinos, quienes parecían dispuestos a todo, por lo que fue necesario llamar a efectivos de la Comisaría de Palomino para controlarlos e impedir actos de violencia.

Vecinos de la cantante en la urbanización La Alborada en Pueblo Libre soportaron el griterío y los insultos de los fieles que no perdonan a Lucía no haberse presentado el pasado 29 de octubre en la Plaza de Armas de Huaral para guardar la imagen del Cristo Morado, pese a que se le había pagado el 50 por ciento de lo acordado.

No vamos a permitir que Lucía nos vea la cara y se quede con la plata de los fieles. Para poder contratarla hicimos actividades, pero ella no fue a cantar y nos dejó plantados, y eso no hace una cantante profesional. Es una estafadora y no nos verá la cara, dijo un hombre que no quiso identificarse, pero que habló en nombre de Roberto Zevallos, empresario y presidente de la Séptima Cuadrilla que contactó a la criolla.
Otros devotos del Señor de los Milagros, pero de la Quinta Cuadrilla de Huaral, también se presentaron y aseguraron haber sido engañados por la criolla. En el 2006 también la contratamos, le pagamos adelantado y nunca cantó. Esta señora es una estafadora, tiene que devolver la plata. Hasta el sacerdote José Martínez tuvo que intervenir para calmar los ánimos, pero se retiró de la casa de la criolla al comprobar que existían dos contratos diferentes, uno que presentó Lucía y otro el empresario Zevallos, y que en ambos documentos las fechas y datos son diferentes.

No sé quién dice la verdad. Me quedé sin palabras al ver los documentos. Espero que esto se solucione pronto sin tener que llegar a la violencia o a los tribunales, subrayó.

Por su parte Lucía declaró: «Me duele en el alma que vengan a gritar a mi casa, parecen ateos. Demandaré a Roberto Zevallos, presidente de la Hermandad, por tres mil dólares, por haberme difamado y con esa plata le pagaré a la quinta y sétima cuadrilla», dijo

Diario Ojo