CLIC MAS INFO

Si se comprueba que no hubo debido proceso, Poder Judicial tendrá que modificar condena a Magaly Medina

Hay que señalar con mucho cuidado que en los criterios de libertad de prensa, tanto la Constitución como la Convención Americana de Derechos Humanos
David Lovatón, director del Instituto de Defensa Legal
David Lovatón, director del Instituto de Defensa Legal

Si se demuestra que no hubo el debido proceso, el Poder Judicial tendrá que modificar en segunda instancia la condena a la periodista Magaly Medina, quien fue sentenciada a cinco meses de prisión efectiva al encontrársele culpable del delito de difamación en contra del futbolista Paolo Guerrero, consideró David Lovatón, director del Instituto de Defensa Legal (IDL).

«Hay que señalar con mucho cuidado que en los criterios de libertad de prensa, tanto la Constitución como la Convención Americana de Derechos Humanos, mandan hacer muy cuidadoso con el Poder Judicial. Evidentemente si hubo una afectación al debido proceso como afirma su abogado César Nakasaki, sin duda en segunda instancia de comprobarse ello tendrá que corregirse», señaló en el programa «No Hay Derecho» de Ideeleradio.

«En los casos de difamación, por lo general, los jueces siempre suspenden la pena privativa de la libertad, sin embargo, en algunos supuestos de reincidencia o de impunidad evidente de no respeto a la ley, es cierto que los jueces pueden aplicar la pena privativa de la libertad, que es lo que entiendo hizo la jueza Maria Cabrera en este caso», agregó.

La jueza del 27 Juzgado Penal, Maria Cabrera, condenó además a Magaly Mediana a pagar S/. 80,000 como reparación civil, a favor del delantero del Hamburgo de Alemania y de la selección peruana de fútbol.

Tendencia del Poder Judicial
Explicó que en los casos de difamación, entre temas de política y farándula, el Poder Judicial tiene cierta tendencia de favorecer el lado político de la libertad de expresión, pues revela indiscutible seriedad y honestidad en la justicia.

«Hay una diferencia en el Poder Judicial, al parecer una tendencia, cuando la libertad de expresión es ejercida en casos políticos, el Poder Judicial es más Pro Libertad de Expresión. Pero cuando la libertad de expresión se ejerce en casos de farándula, casi siempre, suele inclinarse Pro Buena Reputación de Honor y eso es una tendencia que hemos visto en los últimos años, que por cierto, no es una tendencia definida porque la jurisprudencia en la Corte Suprema, todavía no se pueden definir líneas claras», indicó.

Lovatón Palacios comentó que el delito de difamación en el ámbito internacional es tratado de una forma distinta, que casi nunca llega a la pena privativa de la libertad y que por el contrario la sanción, suele darse con el pago de una fuerte indemnización económica a favor de la víctima.

Captura de Rómulo León no debe pasar a segundo plano
En otro momento, exhortó a la ciudadanía en general y en especial a las autoridades judiciales, a no dejarse sorprender con el argumento que el caso Magaly Medina sería una cortina de humo para distraer a la opinión pública, de los hechos de corrupción ya denunciados días atrás como el «Petrogane».

«Se ha hablado mucho de la cortina de humo con el caso Magaly Medina, que en realidad no estoy tan seguro que sea así, pero lo cierto es que puso en segundo plano los temas pendientes de la justicia y de la Policía, como es la captura de Rómulo León Alegría. Ahí simplemente hay que decir que sin duda es un tema controversial, pero aún no conocemos los detalles del caso Medina, pero lo que sí podemos señalar es que el caso ‘Petrogane’ no debe pasar a segundo plano», demandó.

«Creo que es importante no dejar en segundo plano este caso porque la impunidad y la fuga de un personaje como León Alegría echarían un manto de sospecha, a la verdadera intención de no querer investigar este caso hasta las últimas consecuencias», agregó.

En ese sentido, respaldó la posición del presidente de la Corte Suprema, Francisco Távara, quien aseguró que el Poder Judicial no tuvo responsabilidad en la fuga del ex ministro Rómulo León, sino que fue el Servicio de Inteligencia de la Policía Nacional, quién no lo ubicó oportunamente.

Tomado de Ideeleradio