CLIC MAS INFO

Intervención en Pampa de Yacas es el más duro golpe que han sufrido sembradores de drogas.

Hasta la madrugada de ayer se extendió la exitosa operación policial que permitió hallar, incautar e inmediatamente después incinerar.
Siete toneladas de marihuana fueron incenerados.
Siete toneladas de marihuana fueron incinerados.

Hasta la madrugada de ayer se extendió la exitosa operación policial que permitió hallar, incautar e inmediatamente después incinerar siete toneladas de droga.
Durante la intervención que estuvo a cargo de una decena de policías, al mando del mayor César Amaro Licetti, comisario de Sayán, se detuvo a un sedicioso en tanto que otro resultó muerto en momentos que trataba de huir, los mismos que fueron identificados como Edgar Alvarado Cruz, de 23 años (a) ‘Huanuqueño’ y Juan Arcadio Julca Bruno, de 28, respectivamente.
El contingente de custodios del orden que participó en esta esforzada y a la vez valerosa acción partió del distrito sayanense al atardecer del miércoles 08 de octubre.

Fue la mañana del jueves, y tras hacer una escala en el sector conocido como Lomo Portillo (en donde pernoctaron), los policías advirtieron a lo lejos de la presencia de dos sujetos que se encontraban empaquetando marihuana de las variedades «Moño Rojo» y «Scan», a quienes una vez que los tenían cercados trataron de apresar, no contando que estos se lanzarían por un abismo intentando fugar.

Como es de suponer, hubo entonces la imperiosa necesidad de hacer uso de sus armas de fuego y en medio de una balacera ir tras sus presas, logrando así alcanzar a uno de ellos (‘Huanuqueño), quien no pudo avanzar más debido a que al momento de caer sufrió fracturas en sus extremidades inferiores. En el caso del segundo (Juan Julca) este fue hallado por las autoridades casi muerto, pues tras rodar por el abismo resultó con severas lesiones (golpes y cortes), siendo de esa manera que en los minutos siguientes expiró.

De esta operación es bueno indicar que en una hectárea y media se incautaron 15 mil plantaciones de marihuana (cuyos tamaños oscilaban entre los 10 centímetros y 02 metros), 6 mil secas, 5 kilos y medio de semillas, así como 14 bolsas negras de 50 kilos cada una) de esta droga empaquetada. En los alrededores, y dentro de una covacha, se toparon con decenas de bolsas, cintas de embalaje, tijeras, balanza de mano, pico, lampa, arado y bomba de fumigación.

Aparte de las horas que les tomó desplazarse por terrenos bastante accidentados (ida y vuelta, incluso de retorno cargando el cadáver), el retiro de los sembríos de marihuana y su posterior incineración demandaron varios días, peor aún si las jornadas tuvieron que hacerlas faltos de agua y alimentos, lo que les obligó a agenciarse de las acequias del sector.
Ecos Huacho