CLIC MAS INFO

Hechos de Oyón constituyen «un mal precedente» para la democracia, según Chui

El Presidente Regional Nelson Chui Mejia, consideró como "un mal precedente para la democracia que se actúe de esa manera, sino cualquier pueblo se levanta y saca a sus autoridades, para eso existen los mecanismos, manifestó.
Nelson Chui Mejia
Nelson Chui Mejia

Lo ocurrido en la víspera en Oyón, donde pobladores de esta provincia limeña obligaron al alcalde de la jurisdicción, Manuel Delgado Altez, a firmar un acta en la que dimitió de su cargo, constituye «un mal precedente» para la democracia, opinó hoy el presidente regional Nelson Chui Mejía.

En declaraciones a la agencia Andina, Chui consideró como «un mal precedente para la democracia que se actúe de esa manera, sino cualquier pueblo se levanta y saca a sus autoridades, para eso existen los mecanismos, ha habido un tiempo para revocarlo, han podido conseguir firmas, si no estaban de acuerdo con el alcalde debían haber seguido el camino legal».

Refirió que el cargo del burgomaestre es irrenunciable, pese a la firma del documento, y que la continuidad o destitución del cargo es competencia del Jurado Nacional de Elecciones (JNE).

«Yo lo voy a llamar hoy para ver que más se puede hacer y si el gobierno regional puede apoyar, porque esto está al margen de nosotros, es una cuestión legal», señaló.

Sobre la comisión que el gobierno regional envió ayer a la zona para buscar una solución al conflicto, Chui Mejía explicó que ésta se encontró antes de llegar a Oyón con el vehículo que trasladaba al alcalde posiblemente con dirección a la ciudad de Lima, por lo que tuvo que retornar a Huacho sin cumplir su misión.

«Casi ya no había gente en la plaza, solamente pequeños piquetes, ya no había con quién dialogar», comentó.

Indicó que en Oyón «están rotando piquetes para no permitir que él vuelva, porque consideran que el alcalde les ha defraudado (…) Para ellos, el acta que ha firmado es suficiente».

En la víspera, una turba incendió un patrullero y se enfrentó a un contingente policial que resguardó al burgomaestre durante la recuperación del local municipal, cuyas puertas habían encadenado los pobladores desde el último domingo.