El conflicto por el canon entre Tacna y Moquegua Ineficiencia encubierta

3

Protesta disturbio

Hemos señalado que uno de los graves problemas en el proceso de descentralización es la falta de liderazgos. Este es el mayor problema que va unido al prebendalismo, el caciquismo, la falta de visión y cuadros técnicos, pues autoridades improvisadas no son capaces de liderar a sus pueblos hacia el desarrollo.

Todo ello es ocultado por una tendencia hacia el chauvinismo regional y local que conduce a la exacerbación de conflictos intra e inter regionales. El conflicto entre Tacna y Moquegua es una extraña pelea por más recursos, cuando los Gobiernos Regionales y Municipales, con contadas excepciones, no son capaces de invertir estratégicamente los que tienen.

Las cifras hablan.

El ministerio de Economía ha publicado las cifras de la Ejecución de Recursos de Inversión destinados a Proyectos en los Gobiernos Regionales período 2006 – 2008.

El Gobierno Regional de Moquegua en el 2006, contó con recursos destinados a inversión por 154 millones de Soles de los cuales invirtió 67,5 millones de Soles es decir, el 43,73 %. El año 2007 contó con 203,817 millones de soles de los cuales invirtió 72,247 millones de Soles, es decir, el 35.45 % del total. El presente año cuenta con 275,430,116 millones de soles de los que ha invertido sólo 43,615 millones de soles es decir 15.84 % del total.

En el caso de Tacna la situación es similar a la de Moquegua. El año 2006 el Gobierno Regional contó con 136,581, 091 millones de Soles de los que ejecutó 71,753, millones de soles, es decir, 52.54 %. El año 2007, contó con 196,845 millones de Soles y ejecuto 76,939,967 millones de Soles, es decir, sólo el 39.09%. El presente año cuenta con 347,094,753 millones de nuevos soles y ha ejecutado 35,944,010 millones de nuevos soles, un insignificante 10.36%.

Un análisis objetivo de las cifras demuestra que ambos Gobiernos Regionales, vieron incrementados sus ingresos año tras año. Estamos comenzando el mes de noviembre del 2008 y ambos Gobiernos Regionales han invertido 15,84% y 10,36 % respectivamente.

Año tras año la inversión ha ido disminuyendo, los problemas sociales frente a las expectativas de nuevos ingresos han aumentado generando una grave crisis de expectativas, frustración y violencia.
Tacna y Moquegua tienen las mismas carencias: problemas de infraestructura en general, carencias estratégicas en agua y desagüe, carreteras; equipamiento de las ciudades, vivienda, entre otros. Además de carencias en educación, nutrición, salud, seguridad, etc.

Lo paradójico es que hoy ambos pueblos se encuentran enfrentados por la distribución del canon minero y ambos protagonizan paros violentos con tomas de carreteras y puentes, quema de llantas, destrucción de carreteras recién reparadas, entre otros actos de violencia.

Preguntada una autoridad del por qué de la exigencia por mayores ingresos -sobre todo si se considera que otras regiones del país tienen graves problemas de pobreza- ensayó una respuesta: esos recursos los puso Dios en nuestro departamento y, añadió que, además esos recursos son necesarios para paliar las consecuencias en el medio ambiente de la explotación minera. Esta respuesta no requiere de mayores comentarios, pues los que lideran las acciones violentas, son, también, los que se oponen a la inversión minera.

En realidad, los Gobiernos Regionales y Municipales de ambos departamentos han sido largamente rebasados por pequeños grupos radicales que exacerban los ánimos de la gente. Las autoridades, en el afán de no quedarse atrás, se ponen a la cola de los grupos radicales, coordinan con ellos e intentan capitalizar a su favor estos movimientos por temor a un mayor aislamiento.

Reforma del canon con visión nacional
Se requiere una reforma urgente en la distribución del canon minero en el país. El cambio requiere visión nacional y coraje. No es posible que mientras algunas regiones cuentan con grandes recursos -que por la crisis económica internacional y la caída en el precio de los minerales van a disminuir drásticamente- y nos los invierten, en otras regiones del país, se padezca por falta de recursos. Huánuco, Huancavelica, Ayacucho, no cuentan con recursos mineros y, por ende, no tienen canon. ¿Son los recursos del Perú o son de una Región? ¿Es justo que no se inviertan estos recursos mientras existen proyectos y enormes necesidades insatisfechas?

¿Tiene sentido que dos pueblos similares en necesidades como Tacna y Moquegua, con etnias aymaras y quechuas que son mayoría, que poseen, por ende, similar cultura, idioma, historia y las mismas necesidades se vean confrontados y divididos?

El problema del liderazgo es grave. Cuando las autoridades regionales y municipales no asumen el liderazgo y no dan una conducción y orientación a sus pueblos, esos espacios son ocupados por grupos radicales. La descentralización en el país requiere una conducción firme: nacional, regional y local que debe una al país y que no lo divida.

Por Oswaldo Carpio Villegas

Consultor político

Share.

About Author

Leave A Reply

*