Idel Vexler: una opción arriesgada pero viable para el MINEDU

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

POR: LEÓN TRAHTEMBERG (16/09/2017)

Cualquiera que hubiera sido nombrado ministro de Educación iba a tener tres frentes con los cuales lidiar: los partidarios de Saavedra-Martens, irritados por las censuras promovidas principalmente por el APRA y fujimorismo que sienten que fue injusta y mezquina; los opositores a Saavedra, cuya continuidad ministerial fue rechazada desde la campaña electoral por los apristas y fujimoristas, antipatía que fue heredada por su colaboradora la ministra Martens y estalló con los problemas en el manejo de la huelga magisterial; los maestros vinculados a Conare-Movadef que se movilizaron y fueron el núcleo duro de la reciente huelga magisterial, que por razones internas del control del sindicato se mostrarán continuamente combatientes y radicales en sus demandas.
En ese escenario, Idel Vexler hereda la crispación acumulada, sumada a los argumentos de quienes sospechan que liderará una supuesta contra-reforma educativa.
En lo que a mí respecta, no logro entender cuál es esa contra-reforma porque los hitos de lo que los Saavedristas denominan reforma, nacieron durante los gobiernos de Toledo-PPK y Chang: nueva carrera pública magisterial meritocrática, evaluación de alumnos y profesores, colegios COAR. La principal discrepancia está en su crítica a la aplicación apresurada del nuevo currículo (que valgan verdades ha sido hecha por gran parte del mundo académico educativo) sin capacitar maestros ni tener las plazas prometidas para inglés, arte y educación física, y sin haber dado tiempo a madurar y evaluar el anterior DCN gestado durante el régimen de Chang-Vexler.
Su crítica a la carrera pública magisterial tiene que ver con los cupos del escalafón salarial que por su forma piramidal deja muy pocas oportunidades de ascenso para maestros que quieren ascender al 6to, 7mo y 8vo nivel magisterial.
Sus críticas a la ley universitaria focalizadas en la composición del SUNEDU tenían que ver con la sujeción de dicho organismo al Minedu, que nombra a su director ejecutivo, y su burocratismo. Sin embargo, SUNEDU es parte de una ley universitaria cuyo destino debe resolver el congreso.
Entre las escasas opciones que le quedaban al gobierno, Idel Vexler aparecía como una carta viable aunque a sabiendas que serían discutible. Larga experiencia ministerial como viceministro de dos gobiernos (Toledo y García), conocimiento y experiencias directas personales en la educación pública y privada, buenos vínculos con la comunidad académica y magisterial, afinidad con las políticas de estado en educación que vienen de atrás (aunque es obvio que criticaba varios de sus detalles), apuesta por la carrera pública meritocrática incluyendo evaluaciones a docentes, y cierta simpatía de parte de los voceros del APRA y Fujimorismo que han sido los principales opositores a los anteriores ministros de educación de PPK.
Hay que darle tiempo para que explique sus posturas en todos los temas en los que ha sido cuestionado y ver cuál es su plan de trabajo. Por mi parte, le deseo buena suerte.
Queda una tarea para PPK y Mercedes Aráoz para contribuir al éxito de sus ministros.
Es muy difícil que lo que PPK y Meche Aráoz no hacen para tener una relación concertada con Keiko Fujimori, sí lo haga cada ministro por su cuenta con los congresistas fujimoristas. Ese poderoso factor de distención está ausente.
Esa tarea política pendiente de PPK y Keiko, no solo podría permitir la supervivencia de sus ministros, sino hacer eficaces sus gestiones ministeriales.

. CLIC PARA ESCUCHAR
Share.

About Author

Comments Closed

Comments are closed.

.