Alumnos triplemente castigados por los sucesos del 2017.

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Por: León Trahtemberg Consultor EIRL

Los alumnos, particularmente los cientos de miles que sufrieron los desastres naturales y la huelga magisterial, ambos con pérdidas de clases y enorme desgaste emocional, ahora deben encarar un tercer castigo: perder sus sábados, domingos y vacaciones para la “recuperación de clases”. Sabemos que esa es una ficción para justificar que no se descuente a los profesores pero con casi nula efectividad en el aprendizaje (tal como muestra la experiencia).

Agreguemos a eso que profesores y alumnos tengan que hacer clases en las “saunas escolares” (así se siente el calor en buena parte de la costa en diciembre y enero -época de supuesta recuperación de clases-), y que profesores que no hicieron huelga pero que no podían dictar clases se afecten por el cambio de cronograma igual que los huelguistas.

¿Tiene sentido todo esto? ¿Suma en algo a la ya maltratada imagen de maestros que han construido los alumnos, especialmente al ver imágenes y declaraciones poco cívicas de agresiones a policías y perturbaciones ilegales de tránsito por los medios?
¿Suma en algo que se vea que los alumnos y los profesores privados cumplen su calendario normal y los asistentes a la educación pública están otra vez en desventaja?
¿Se ha tomado en consideración la perturbación a la vida familiar ya ocurrida en los días de huelga, a la que hay que agregar los costos y cambio de planes para las familias que tienen que hacer que sus hijos cumplan este calendario semanal y anual extendido?
Si de verdad el currículo por competencias tiene la elasticidad que no tiene el tradicional, pueden caber otras estrategias.

Mi sugerencia es que se acorte el año escolar para que termine en diciembre en la fecha prevista, teniendo como sustento los desastres naturales y la huelga. Reprogramar las clases para abarcar lo esencial pendiente durante el año escolar vigente y el restante incorporarlo a la programación ordinaria del año siguiente.

En el caso de 5to de secundaria, llegar a un acuerdo con padres y alumnos de cada colegio sobre la fórmula particular a su caso.
Hagan lo que hagan, tomen en cuenta el sentir de nuestros alumnos. Ellos no son piezas movibles del decorado ni seres sin pensamiento y afectos. Tratarlos como si su opinión y expectativas no importaran, contradice toda la filosofía educativa del Minedu.

. CLIC PARA ESCUCHAR
Share.

About Author

Comments Closed

Comments are closed.

.