Gasto fiscal se dispara en gobierno aprista

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Como no hay un tamaño límite del estado, el gasto fiscal puede dispararse como ha sucedido en el Perú en el 2009. Todo parece indicar que para este año se va repetir el error.

Hay una relativa aceptación entre los analistas que el límite del déficit fiscal no debe pasar del 2% y con una inflación baja del 2%, pero no lo hay para el tamaño óptimo del estado. A carencia de éste, es natural que en el aprismo se vea con naturalidad el incremento del gasto del estado.

Si estuviesen más comprometidos con las libertades ciudadanas no permitirían que el gasto del gobierno crezca. A más gasto, debe haber más ingreso, y a más ingreso más impuestos, y a más impuestos, menos gasto privado, menos inversiones, ahorro, crecimiento, tienen como consecuencia un menor poder de elección de los ciudadanos.

Se observa que en el cuadro elaborado por el Instituto Peruano de Economía cómo el gasto de capital (maquinaria, equipos, herramientas) y el gasto corriente (sueldos, salarios, pensiones) han crecido significativamente.

El mensaje que contiene políticamente este cuadro es el siguiente: “Como el sector privado no gasta en tiempo de recesion (año 2008), entonces el gobierno tiene el deber de señalar el rumbo aumentando el gasto que es más dinámico y preocupado que el gasto privado”.

El enfoque planteado es autoritario, viola la libertad y los derechos de propiedad del dinero ciudadano y empresarial honestamente ganado. Es arbitrario que el gobierno gaste para no ser impopular.

El keynesianismo enraizado en el gobierno aprista ha contribuido con la miopía económica. Los hechos de la política del MEF indica que a mayor gasto estatal habrá mayor crecimiento sin inflación. A no ser que esté en la falsa disyuntiva que es mejor tener mayor empleo aunque sea con un poco de inflación. Pero una vez más, la inflación ha crecido en los últimos dos meses y está golpeando la economía popular.

Este ejemplo es paradigmático para cualquier curso de macroeconomía en cualquier universidad. Un mal ejemplo gubernamental como éste, la gente común pensará que gastar es preferible que ahorrar, que ahorrar es un desperdicio, que hay trampa de liquidez en cualquier circunstancia económica, y que la única forma de mejorar es dejarle al gobierno que se encargue de los asuntos económicos.

Pero debe advertirse al público que el gasto empresarial privado es el más recomendable para la mejora de la economía personal, mientras el gasto y deuda personal es perjudicial porque es consumidora de riqueza y compromete el futuro económico de su canasta familiar.

El gobierno aprista parece no entender estas verdades fundamentales de la economía. (ILE)

CLIC PARA ESCUCHAR
Share.

About Author

Director y Periodistas de la Agencia Noticias PERUENLINEA y Radio y Tv EMARTEL

Leave A Reply

*

.